Pesar e indignación Mapuche por asesinato de comunero en Galvarino


 

 

principal

 

Diversas reacciones han sostenido comunidades y organizaciones Mapuche. En Santiago frente a la Moneda este miércoles se realizaron manifestaciones. En Temuco, diversas representaciones Mapuche acuden a las 10 de la mañana  al servicio médico legal a retirar el cuerpo de José Quintriqueo. Por su parte, varias se han manifestado en repudio a este asesinato.

La organización política Mapuche Wallmapuwen señaló: “Interpelamos a la Multigremial a hacerse cargo del clima de violencia que ellos mismos generan impunemente amparados por la fuerza policial, su poder económico y político, y emplazamos al Gobierno de Chile a pronunciarse públicamente sobre su deber de resguardar los derechos humanos y en particular el derecho a la vida”.

La comunidad Coñomil Epuelo, lof Kollico de Ercilla, señaló: “Repudiamos tajantemente este nuevo asesinado de un comunero mapuche a manos de inquilinos winkas, apostados en nuestros territorio ancestral, de igual manera entregamos todo nuestro respaldo a su comunidad, especialmente a su familia”, señalando que a José Quintriqueo es considerado un nuevo weichafe asesinado.

Por su parte, otra comunidad de Ercilla indicó: “Nuestras Comunidad Mapuche rankilko de la comuna de ercilla comunica a la opinion publica  viene a manifestar nuestro mas profundo dolor por el cobarde asecinato del hemano mapuche José Quintriqueo de la comunidad Mapuche  quilaqueo 2 de la comuna de galvarino, repudiamos terminantemente esta accion y esperamos que el gobierno no se limite o se esconda para repudiar este hecho trajico y cobarde, de la misma forma esperamos en que el gobierno responda urgentemente a su legitima demanda territorial y política”.

Estudiantes Mapuche de Temuco manifestaron el miércoles: “En vista de lo sucedido hace unas horas en el incidente que involucró el asesinato del hermano José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil en Kajfvringv (Galvarino) es que se hace el llamado para que mañana, quienes así lo deseen, puedan llevar velas para realizar una "velatón" a las 20:00 horas en Av. Caupolican (Frente Sta. Isabel), Temuco”. Agregan:  “Señalar que esto ocurrió en el contexto de una visita que realizaban los peñis y lamngen a un predio cercano a Galvarino para entregar una propuesta de recuperación a Conadi, cuando un tractorista arremetió contra el grupo alcanzándolo y  quedando bajo las ruedas"

– See more at: http://www.mapuexpress.org/2014/10/02/pesar-e-indignacion-mapuche-por-asesinato-de-comunero-en-galvarino#sthash.yoactT4V.dpuf

Anuncios

Estrategias de represión contra los movimientos sociales y estudiantiles.


 

 

 

 

Armando Romero

 

 1002954_10201067500147166_1439174058_n 546269_4406336714066_2008679014_n 548857_4406335154027_1610194630_n 549890_580632155287614_1116538286_n 310659_4406330633914_324007628_n clip_image004_thumb clip_image010

 

De cuando en cuando, salta la noticia de un policía infiltrado en una manifestación o en una asamblea popular que ha sido desenmascarado; lo más llamativo de estas noticias es la indignación y extrañeza  el hecho de que existan infiltrados en esas organizaciones. ¿Podría ser de otra manera? (…) Una cosa es la prudencia y otra la paranoia. Ir a una marcha y mirar de reojo a todo el mundo pensando que es un infiltrado o un informante es ridículo, es irresponsable y de total inmadurez política.

El Estado, cuando reprime las protestas colectivas o cuando neutraliza a grupos que se movilizan de forma más o menos permanente, en principio, tiene fundamentos de derecho con los que puede justificar su acción de forma prácticamente axiomática, apelando al cumplimiento de sus funciones normativas en la defensa del orden social. Sumado al control del los medios de comunicación y el poder político.

Una cosa es la prudencia y otra la paranoia…las policías son profesionales y cumple con sus trabajo, infiltran los movimientos y organizaciones, en general de bajo perfil, usando ciertas historia colectivas, para asentarse, con cierta naturalidad en las marchas.. En algunas páginas se dan interesantes recomendaciones para reconocer a los infiltrados, sin embargo, vemos que algunas características de estos supuestos infiltrados son comunes a muchos participantes que no son sospechosos de connivencia con el poder opresor. Hacer una lista con nuestras “intuiciones” y combatir a alguien inspirados por presentimientos no se diferencia mucho de una vulgar caza de brujas; esta actitud no solo degradaría a los movimientos sociales sino que supondría un gasto inútil de energía que no nos podemos permitir.

Pero del mismo modo que la paranoia no es la actitud correcta ante una supuesta infiltración, tampoco lo es la imprudencia. Si individualmente o en un pequeño grupo operativo decido realizar una acción vigorosa, no confiaré información sobre esta acción a nadie del que no tenga un conocimiento directo. Aplicar medidas de contra-chequeo es siempre necesario.

Por otro lado, los infiltrados son objetivamente útiles para alcanzar ciertos fines de los grupos, ya que para introducirse en el meollo de estas organizaciones precisan mostrar un alto grado de implicación. Muchos se sorprenderían de lo difícil que sería mantener ciertos movimientos sociales y acciones concretas sin el aliento y el apoyo material y personal de los infiltrados e informantes. Mientras que no entorpezcan la marcha de las asambleas, mientras no se, sea  imprudentes en las conversaciones con ellos… ¿por qué se les debería  echarlos de las organizaciones? Al fin y al cabo, ellos son funcionarios y ponen a  disposición recursos públicos ¿no es más inteligente usar la fuerza del enemigo en nuestro favor que destruirla? No sería mejor usarlos, en beneficio de las organizaciones y la lucha contra el Estado represor.

Américo Alejandro Balbuena era una referencia de la Agencia de Noticias Rodolfo Walsh, integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos, en Argentina. Tenía muchísimos contactos con las organizaciones sociales y políticas que necesitan de los medios alternativos, comunitarios y populares para difundir sus luchas. A once años de su ingreso, los otros miembros de la Agencia recibieron la información de que se trataría de un oficial de inteligencia de la Policía Federal. El dato fue confirmado por el abogado Eduardo Soares. “No es un infiltrado en la Agencia Walsh, sino en todo el movimiento popular. La Agencia ha sido el medio del que se valió Balbuena para entrar en el resto de las organizaciones populares” Este sujeto que era bien conocido, de trato afable y siempre estaba participando y apoyando, las acciones de los grupos en las calles.

Cuando la sospecha comenzó a circular, los compañeros fueron muy responsables… Para la confirmación del dato, recurrieron al integrante de la Gremial de Abogados Eduardo Soares. “Cuando vinieron por primera vez los compañeros de la Walsh a plantearnos esto -contó Soares-, yo les dije que me dejaran confirmarlo porque a mí no me gusta sacarle ficha de botón a alguien cuando no lo es. No me gusta que lo hagan conmigo, no me gusta hacerlo con los demás. Pero con los compañeros de la Agencia en ese sentido hay que sacarse el sombrero, fueron cautelosos, vinieron con el planteo, les dije que me dejaran averiguar. Yo tengo 60 años y conozco mucha gente que puede dar algún tipo de dato. Cuando lo confirmamos recién ahí lo abrieron”, explicó Soares.

Una vez confirmada la información, la Agencia Walsh denunció la infiltración a través de un comunicado público.

http://www.laretaguardia.com.ar/2013/05/informe-especial-un-infiltrado-en-todo.html

 

En América Latina está arraigada las Doctrina Nacional de Seguridad, en las doctrinas institucionales de las policías y fuerzas armadas.

La dictadura en Chile ha sido un ejemplo, de cómo operan los servicios de inteligencias de las policías…la contra-información forma parte de esa estrategia, para debilitar y dividir a los movimientos sociales. Sujetos como Patricio Mery, son instrumentos de la desinformación, al servicio del Estado burgués.
Es de lógica que con esta infiltración policial y/o la de sus corruptos cómplices pagados, se debe articular mecanismo de auto defensa, estar siempre alerta, pero sin caer en la paranoia, de andar a la caza de bruja…en las marchas en Chile, vemos sujetos con cámaras fotográficas de alto costo comercial, vemos a personas con celulares gravando o tomando imágenes…no todos ellos se le puede catalogar como informantes. Los agentes infiltrados tienen el perfil, de  Iván Roberto Gallardo Santana, oficial de la PDI, infiltrado. Se hacía llamar “Rafael”…callado, siempre dispuesto, sin historia conocida…piola para muchos que lo veían en las marcha…llegando a ganarse la confianza de los militantes del MPMR en la Casa Bolívar, participando de reuniones y ganándose la confianza de fotógrafos con experiencia. De no mediar un descuido de su parte, hoy continuara haciendo su trabajo sucio en las calles.

Es sabido que el Estado burgués se esfuerza cada día por incrementar su capacidad de neutralizar y aniquilar la oposición radical contra el sistema de dominación. En este esfuerzo, una herramienta importante para el enemigo es la obtención de información que le permita identificar, acusar y/o encerrar a los subversivos. Así es como la historia del enfrentamiento contra el poder, nos entrega numerosos casos de delatores, espías, infiltrados, colaboradores, arrepentidos, difamadores, chivatos, sapos, topos, y una lista larga de variaciones y denominaciones para catalogar a individuos que de una u otra manera entregan información a los aparatos represivos del sistema…de ahí un objetivo primarios de las policía, es neutralizar a sus enemigos, que los pueden descubrir y denunciar.

La sociedad no es hoy una lucha entre clases con intereses contrapuestos. Hoy, más que en otros tiempos, los oprimidos tienden a identificarse con el modo de vida y los intereses de los opresores…ya no son el pueblo, son ciudadanos con ciertos derechos. El Estado represor llama a la colaboración con las instituciones y, ante todo, con las fuerzas represivas. Desde pequeñas actitudes de soplonaje las conductas contrarias al orden social son delatadas por ciudadanos que de manera espontánea o premeditada se posicionan como jueces y policías de sus semejantes…lo vemos en las marchas, donde sujetos como el abogado de la CUT Rubén Jerez, son el fiel retrato del delator y censurador de los actos de rebeldía de los manifestantes, estigmatizándolos y colaborando con las policías en sus detenciones.

Las conductas delatoras la vemos a diaria, se institucionalizado en la sociedad chilena, donde los medios de comunicación, influyen en promover la delación de la llamada ciudadanía empoderada en sus derechos.

Sin embargo, a veces nosotros mismos casi sin darnos cuenta reproducimos lógicas de delación e incluso de “auto delación”, cuando ante un accionar o convocatoria, preguntamos quien está detrás de esto…cuando lo que se debería es apoyar si se esta de acuerdo. Lo lógico  es que a nadie debiera importarle quien realiza ciertas acciones cuando estas hablan por sí mismas a través de su contenido y su forma. Esto no quiere decir que todo debe quedar en el anonimato…el punto es no caer en el juego delator, del Estado Burgués.

 

http://www.13t.org/decondicionamiento/forum/viewtopic.php?t=2100

 

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=109162

http://www.clarin.com/politica/Apuntan-Gobierno-policia-infiltrado_0_915508488.html

 

Desentierran las fotografías escondidas del Chile de Allende


 

 

 

Para no exponer a la cárcel, torturas y muerte a quienes aparecían en sus fotos y salvaguardarlas de la sangrienta represión, el periodista Fernando Velo, tras cubrir las primeras horas del golpe militar en las afueras del palacio presidencial,por la noche, el 11 de septiembre de 1973, sin decir nada a nadie, ni siquiera a su familia, escondió todos sus archivos fotográficos dentro de unos tambores de aceite, enterrándolos en unos hoyos que cavó con sus propias manos en el patio de su casa. Después de varios años, a punta de sudor y lágrimas, las rescata y las hace viajar a Estados Unidos, donde reside desde 1976.

 

 

Era una colección de alrededor de 23 mil negativos,mayoritariamente inéditos, que empieza a recuperar poco a poco, tras revelar el secreto de los tambores clandestinos a su hermano menor, pero desafortunadamente sus esfuerzos no prosperan según lo planificado. Los archivos que habían logrado sobrevivir, venciendo al paso de los años, la humedad y las lluvias no superan las barreras policiales que se suceden en los aeropuertos. En México, le requisan cerca de 20 mil negativos a una persona de su máxima confianza que se los llevaba a Los Angeles, Estados Unidos, donde llega en 1976 como  refugiado político, después de permanecer un año y medio exiliado en Perú. En vano hizo lo posible e imposible para encontrarlos. Nunca supo dónde fueron a parar.

Las fotos registraban los mil días del gobierno de la Unidad Popular, lo que sucedió en Chile entre 1970 y 1973, el pueblo movilizado a su sueño por un país sin explotadores, ni explotados; la temperatura psicológica de una utopía; un registro logradadesde el corazón mismo de la revolución puesta en marcha fruto de su trabajo como integrante del pool del equipo gráfico de la editorial Quimantú,  fotógrafo oficial de las brigadas muralistas, Ramona Parra, de la Organización Nacional del Servicio Voluntario (ONSEV) de la Secretaría Nacional de la Juventud y colaborador de la revista, “Claridad” de la Federación de Estudiantesde Chile, FECH.

Recuperando una decima parte, algunas universidades norteamericanas le han ofrecido comprar este valioso material. No obstante, él no ha querido embarcarse en ninguna propuesta porque considera que sus fotos constituyen un patrimonio que pertenece al pueblo chileno y a las nuevas generaciones para que puedan conocer la obra y vigencia del compañero presidente Salvador Allende, y  no se dejen llevar  por los discursos de los gestores e ideólogos del golpe militar, y sus propósitos de silenciar la verdad.

En la primera fila de la noticia

La mañana del 11 de septiembre de 1973, Fernando Velo, se levantó temprano, pero no fue como lo hacía de costumbre a la universidad, donde estudiaba Historia y Geografía y realizaba su tesis de grado en Periodismo, dos carrerassimultáneas ya que un año antes había dejado de cursar Derecho por falta de tiempo. Por entonces la educación era pública y gratuita.

A primera hora, escuchando la radioemisora Corporación en un equipo portátil que tenía bajo su almohada,  oyó decir que algo sucedía en La Moneda, y que Carabineros había establecido un cerco en torno a ella. Presintiendo, pues recuerda había una cierta clave que sería propalada al aire en caso de un levantamiento militar, se puso su terno y camisa blanca, que por lo general no solía vestir, prepara su credencial de periodista, sus dos cámaras; una vieja Nikon de visión directa y una Zenith rusa réflex, y se dirige al palacio presidencial.

Ese día, el tránsito estaba disminuido, pero logra subirse a una liebre,  encontrándose allí con un amigo, quién le informa el alzamiento de la Armada, la sublevación de un sector de la marinería, y que algunos barcos de la Operación Unitas, habían regresado a Valparaíso. Esta alerta no fueimpedimento para que siguiera hacia donde pensaba y creía tenía que estar.

Bajándose del vehículo, una cuadra antes de llegar, caminando, desde el paradero más cercano,Carabineros impedía el paso de los transeúntes hacia las calles aledañas al barrio cívico. A él lo dejan pasar, luego que constatan su maletín lleno de rollos fotográficos y sus dos cámaras de fotos. Eran las ocho de la mañana con apenas un par de minutos.

Al llegar a la Plaza de la Constitución, se suma de inmediato a los casi 20 periodistas, reporteros gráficos, entre ellos camarógrafos de canal 13,  Televisión Nacional, y un grupo de corresponsales extranjeros. Poco antes, el Presidente Allende, había salido a uno de los balcones a ver el ambiente exterior.Cerca de las nueve de la mañana,  fotografía la llegada de un microbús de Carabineros que se estaciona frente a la puerta del edificio de la Intendencia mientras sacan con las manos en alto a unas quince personas. A lo lejos, reconoce que era un equipo del GAP (Grupo de Amigos Personales) que había intentado llegar a La Moneda para reforzar a la guardia personal del presidente. A todos, los llevan presos.

La confusión de lo que acontecía era tan grandeque algunos periodistas decían maliciosamente que los detenían por intentar robar en las tiendas del comercio. Hasta este momento nadie dimensionaba la tragedia.

A continuación se produce una balacera, cuyos primeros disparos procedían de una ametralladora de uno de los tanques militares que abría fuego situado en la calle Morandé. Entonces, en medio del fuego cruzado, los equipos de prensa buscan resguardo, parapetándose entre los árboles y arbustos, donde permanecen hasta cerca de las diez de la mañana cuando carabineros en un intento de resguardarles su seguridad física los invita a guarecerse en el sótano de la plaza, donde funcionaba el Servicio de Investigaciones de Accidentes de Tránsito (SIAT).

Estando allí, uno de los camarógrafos filma a un tanque  que se detuvo frente a la entrada del SIAT para informar un incendio en uno de los pisos superiores del Hotel Carrera. Fue el detonante para que el oficial les impidiera seguir laborando, decomisándoles sus cámaras, grabadoras y filmadoras. Fernando dice, que a raíz de esto, le aconsejó no destruir el material gráfico porque “pasara lo que pasara, todo eso era parte de la historiade Chile”.

También recuerda que antes de entrar a los sótanos de la plaza divisa en el perímetro a los tres tanques Sherman quedisparaban sus ametralladoras contra el palacio de Gobierno. Dice que eran unos armatostes de la Segunda Guerra Mundial que Estados Unidos había donado al ejército chileno como parte de la renovación de material bélico, y a los aviones Hawker Hunter, sobrevolando.

Más o menos, a las 10:45 horas, alrededor de cuarenta carabineros ingresan al subterráneo. Era el contingente de la guardia presidencial a cargo de la seguridad y defensa del palacio. Medía hora después, como a las 11:15, una vez que se sabía con certeza que el bombardeo aéreo se iniciaría al mediodía, un oficial les comunica a viva voz a los periodistas que pueden irse, aprovechando una tregua previa a los ataques por aire y tierra.

Al salir les devuelven los equipos, y escoltados por los uniformados armados con fusiles, SIC, los llevan  a las puertas del edificio delCongreso, donde los dejan libres, y a su propia suerte.

Ahora convencido de que había que marcharse porque ya nada más podía hacer, Fernando Velo, poco antes de despedirse de los corresponsales extranjeros, con quienes reporteó las primeras horas del golpe militar, entrega sus rollos fotográficos a un periodista de la revista mexicana “Siempre”, y a unos argentinos que trabajaban para la televisión sueca. Nunca conoció el destino de aquellas gráficas.

Pasado el mediodía, el palacio de La Moneda en llamas, con un sentimiento de total frustración por el desigual combate que tenía lugar, con su cámara en mano, camina solo, bordeando el Mapocho. Fotografía los murales que habían pintado las Brigadas Ramona Parra en los murallones del río, las paredes con rayados de la Unidad Popular; el arte gráfico que encontró al costado del lecho, y en las cercanías del Parque Forestal.

Este último registro se lo requisa un capitán delbatallón que había cercado la Plaza Italia. Indagando su bolso fotográfico encuentra que había guardado  varios cartuchos vacíos puntocincuenta que recogió como recuerdo en la calle Agustinas y Morandé, tras los disparos de los tanques militares. Tenía 24 años.

Cada momento, una historia

Fernando Velo llega al periodismo atraído por el mundo de las fotografías y las circunstancias fortuitas que le permitieron situarse propiamente en la primera fila de la noticia. En 1971, en la universidad, su profesor de fotografía, Domingo Ulloa, fotógrafo y docente que había sido asistente de Antonio Quintana, y en más de una ocasión trabajó junto a Sergio Larraín, lo expulsó de la sala de clases, argumentando que “un profesor no podía enseñar a otro profesor”. “O se va usted o me voy yo”, le dijo.

Puestas así las cosas, sin nada más que hacer, abandonó la sala  con sus ojos llenos de lágrimas, sellando la promesa de meterse de lleno al arte de la fotografía, sus técnicas de iluminación, encuadres, y procesos de revelados.

Negativos originales.

Había finalizado el primer curso con muy buenas notas y a modo de premio,  un profesor de ingles, que recuerda como el famoso “Pito” y otro de Historia, lo contactaron para que dictara clases gratuitas de fotografía en el Instituto Chileno Checoslovaco de Cultura. Pese a que sentía que aún  no contaba con las “credenciales propias” acepta el desafío porque le explicaron era un trabajo de índole político.

Constatando su tesón, Mario Planet, decano de la Facultad de Comunicación y Periodismo de la Universidad de Chile, lo envía a realizar su práctica profesional en la Editorial Quimantú,  (Sol de sabiduría, en lengua mapuche), recién nacionalizada por el presidente Allende, en el marco de sus lineamientos programáticos que consideraban a la cultura y la información como una herramienta de cambio social y concientización de sujetos sociales libres, críticos y autónomos.

Integrándose al equipo de doce reporteros gráficos que trabaja en Quimantú bajo la dirección del fotógrafo argentino, Juan Domingo Politi, Fernando  parte cubriendo noticias del quehacer deportivo y en el curso de pocas semanas lo integran a trabajar codo a codo en tareas informativas de índole política, cultural y de carácter comunitario. Al finalizar 1971, el profesor Ulloa le otorgó una nota cinco sin que él hubiese terminado el curso que  impartía.

Quimantú fue una editorial que edita en menos de dos años cerca de quince millones de libros y publicaciones especiales que vendían a muy bajo precio. Fernando conserva como tesoro su colección. Forman parte de su preciada biblioteca que sigue viva e intacta en Estados Unidos. Y es que también los escondió dentro de los tambores bajo tierra, salvándolos de la hoguera y la editorial clausurada.

Tras el golpe militar, se quedó en Chile.  Trabajaba como profesor de Historia y Geografía en el Liceo 18 de Niñas, en el Liceo Nocturno “Federico Hansen”, y en el Colegio Compañía de María. Entre octubre de 1973 y mediados de 1974, los militares lo apresaron en tres oportunidades. La primera vez fue delatado por una alumna y  después por un grupo de padres y apoderados que anónimamente lo acusaron de hacer proselitismo político y pronunciarse públicamente en contra de la Junta Militar.

Emprendiendo por la memoria histórica

Desde 1980 trabaja como editor en el diario Azteca News”, que se publica en California dirigido a la comunidad latinoamericana. Su gran sueño y proyecto personal es montar una muestra fotográfica a nivel masivo a lo largo de Chile. Mientras tanto, digitaliza sus archivos, y sumándose a los innumerables esfuerzos por recuperar la memoria colectiva, ha decidido sacarlas a la luz, y ponerlas paulatinamente a disposición de quienes quieran verlas en Youtube, en las redes sociales, e invitaciones que realiza de manera más selectiva.

Las fotografías de la Unidad Popular no mueren ni moriran. El escrutinio ya es público. Las fotografías que la noche del 11 de septiembre de 1973 fueron ocultas bajo tierra, a 40 años de la tragedia resignifican un testimonio viviente de una hazaña revolucionaria reconocida internacionalmente. En Chile, esperan con los brazos abiertos el arribo de esta colección, y con ella dos nuevos ojos observadores.

 Fotografías Fernando Velo en Los Angeles, Estados Unidos.

La Unidad Popular y el Pueblo Mapuche: Relato de un proceso


 

 

  •  
  •  

LOGo.press

Escribe el historiador Martín Correa: “La Reforma Agraria, como proceso político, permitió la recuperación y ampliación de las tierras mapuches en un proceso que no tiene precedentes en la historia de la relación entre el Estado de Chile y el pueblo mapuche, y fue el resultado, sobre todo en el gobierno de la Unidad Popular, de la voluntad política de enfrentar y resolver la demanda territorial mapuche, poniendo para ello a disposición de las organizaciones mapuche los mecanismos contemplados en las leyes de Reforma Agraria, no obstante su origen más ‘campesinista’ que ‘indigenista’, y que ellos significara afectar el sacrosanto y decimonónico derecho de propiedad…”

Por Martín Correa Cabrera, Historiador. 

Cuando el 4 de Noviembre de 1970 la Unidad Popular se instala en La Moneda debe asumir muchas situaciones pendientes, entre ellas una que en aquellos días cumplía un siglo: la situación territorial del pueblo mapuche.

La Ocupación Militar de la Araucanía y el proceso de reducción territorial que ésta trajo consigo, significó para las familias mapuche la condena a subsistir en espacios cercanos al 5% de su ocupación efectiva, en las ‘reducciones’ (de ahí su nombre), mientras en sus ‘tierras antiguas’ se instalaban, con apoyo monetario y material del Estado chileno, los colonos europeos, en lo que constituye el origen de la gran propiedad agraria en la Araucanía, en hechos que perviven en la memoria comunitaria.

Un siglo después, en el año 1962, las organizaciones mapuches se reunían en el Ateneo Popular de Temuco y realizaban el Primer Congreso Provincial de Campesinos e Indígenas de Cautín, demandando al Estado chileno “La restitución de las tierras usurpadas por los dueños de fundos, los que mediante despojos han constituido los grandes latifundios que hoy poseen.”

El movimiento de reivindicación territorial mapuche comenzaba así un camino sin retorno, inaugurando este proceso la ocupación del fundo Chiguaihue, en 1962, ocupación que le costó la cárcel al Lonko Juan Millacheo y la muerte a Carlos Collío, quien fue baleado por el dueño del predio, Ignacio Silva Correa.

En el año 1967 ocurrirá un hito fundamental: se dicta la Ley de Reforma Agraria 16.640:“La tierra para el que la trabaja”, decían los inquilinos de los fundos, “Devolución de las tierras usurpadas”, decían los mapuches, que habían sido expulsados de los fundos, los que formaban parte de sus ‘tierras antiguas’.

En forma paralela, en diversas partes del territorio mapuche las comunidades ocupaban predios exigiendo al Estado chileno su devolución. Así lo hacían familias de Ranquilhue, Choque, Ranquilco, El Malo, quienes ingresan a la Hacienda Tranaquepe, sus tierras ‘antiguas’, en Arauco, “este fundo tiene 20.000 hectáreas, nace en el mismo mar y colinda en la Cordillera de Nahuelbuta, tiene escasos 29 inquilinos y 2 mayordomos, hay mucha tierra desocupada”, señalada entonces Lorenzo Carilao Tranamil. Dos años, después, en marzo de 1969, las comunidades de Quetrahue, Reñico, Maitén, Didaico, Pantano, ingresaban a los predios de la Sucesión Moena, en Lumaco, cuyos integrantes vivían en Inglaterra y tenían sus propiedades desocupadas.

Como respuesta al movimiento mapuche, en Agosto de 1969 arriban a Chiguaihue cientos de dueños de fundos, provenientes de Traiguén, Victoria, Collipulli, Angol, desarrollándose una batalla campal entre los mapuche –que habían ocupado nuevamente el fundo- y los latifundistas, en lo que constituye una advertencia y el origen de los Grupos de Retoma Patronales. El gobierno central, por su parte, declara Zona de Emergencia en Collipulli, en Julio de 1970, como respuesta a la ocupación de los fundos Chiguaihue, Alaska y Pidenco.

La Unidad Popular en la Araucanía

En este contexto asume el gobierno la Unidad Popular, que en su programa plantea la profundización del proceso de Reforma Agraria, la promoción del desarrollo económico y social del pueblo mapuche, además de reconocer la legitimidad de su demanda.

Como prueba de aquello, el Presidente Salvador Allende ordena, en Enero de 1971, que se instalen en Temuco funcionarios de todos los Ministerios y reparticiones públicas, elCautinazo en la memoria histórica, y se crea la ‘Comisión de Restitución de Tierras Usurpadas’, la que a Febrero de 1972 había restituido a los mapuche 68.341 hectáreas que faltaban a los títulos de Merced mapuches, y que con el paso de los años habían sido integradas fraudulentamente a los fundos vecinos. A ellas se agregan 70.103 hectáreas expropiadas en 1971 en Malleco y de Cautín, lo que constituía una cifra histórica en términos de recuperación territorial mapuche.

Al mismo tiempo, se crea el Instituto de Capacitación Mapuche, en Temuco, el que es inaugurado el 28 de Marzo de 1971 Allende, quien en su discurso describe sus objetivos centrales:“Proporcionar capacitación técnica y promoción profesional, con el objeto de preparar mano de obra calificada en cualquiera de los sectores de la producción y organizar su comercialización. En general, servir como un instrumento en la capacitación de todas las materias que sea necesario impartir.”

Por esos mismos días, El Diario El Mercurio comenzaba su ‘campaña del terror’: “50 fundos paralizados en Provincia de Cautín. Amenaza para el Granero de Chile… lo que significa que la producción habrá de disminuir notablemente, según cálculos en un 30%”.

La respuesta patronal al movimiento mapuche no se haría esperar. A fines de 1971 hacen su aparición los ‘Comité de Retoma’ latifundistas, inaugurando sus acciones en Huilío, Nueva Imperial, donde el militante del Partido Nacional Juan Antonio Navarrete y otros particulares, ingresan armados al lugar en el que se encontraban 15 familias mapuche delMovimiento Netuaiñ Mapu (recuperaremos la tierra), asesinando a balazos a los hermanos Ramón y Francisco Cheuquelen, y dejando un reguero de heridos: “Marcelina Quintulen Melin, sobrina de Francisco Cheuquelen Melin, relató “el rico y como 20 personas más entraron en un camión, desde dentro del fundo, se bajaron y empezaron a disparar con armas de fuego. Entonces los compañeros arrancaron, y otros, las mujeres, se escondieron detrás del árbol. Allí cayó Francisco y los otros. Estaban preparando el almuerzo. Después empezaron a incendiar el ruco, las carretas, la ropa, mantas, cueros, las cositas que se habían llevado. Robaron también las herramientas de trabajo. También apalearon a los heridos y palmotearon a los niños chicos y las mujeres. El fundo es de cómo 600 hectáreas, pero el rico tiene legalizado solamente 200, el resto es todo usurpado a los mapuches”, describía el Diario Austral.

Los grupos paramilitares se integran al panorama cotidiano. El mes anterior, mapuches del MCR ingresaron al fundo Chesque, ante lo cual Martín Doyarcabal y otros particulares, dieron muerte a balazos a Moisés Huentelaf. La Federación de Sindicato de Agricultores le brindó su apoyo “como lo ha hecho y lo hará con cualquier agricultor que, haciendo uso de su legítimo derecho de defensa, enfrente una agresión que le pueda costar la vida”.

Al año 1973 el proceso de reforma agraria había cumplido su objetivo -en cuanto a la restructuración del agro a través de la expropiación de los grandes latifundios, que sobrepasaban las 80 Hectáreas de Riego Básico- pero aún así quedaban numerosas situaciones territoriales pendientes.

El gobierno de la Unidad Popular decide no abandonar el proceso, y lo hace aplicando otra causal de expropiación, la ‘mala explotación y/o abandono de los predios’, también establecida en la ley de Reforma Agraria, contradiciendo a aquellos que alegaban (y alegan) la ‘ilegalidad’ del proceso. Como señalaba el Ministro de agricultura, Jacques Chonchol, “La decisión del gobierno es hacer la Reforma Agraria dentro de la ley, pero aplicando hasta el último artículo de la ley”.

El Diario Austral, como respuesta a la decisión del gobierno y de las organizaciones mapuche, creaba las condiciones para lo que vendría y titulaba en Agosto de 1973: “Una nueva escalada de tomas tiene planeada el Movimiento Campesino Revolucionario, filial agraria del MIR, que ya ha cumplido en 1971 y 1972 una impune y desquiciada acción en la actividad agrícola en Cautín.”

Como resultado final del proceso, a Septiembre de 1973 en las provincias de Malleco y Cautín se habían expropiado a favor de las familias y comunidades mapuches un total de 152.416,48 hectáreas, a las que se sumaron las 68.000 que fueron reintegradas a los Títulos de Merced por la Comisión de Restitución de Tierras Usurpadas.

Muerte en la Araucanía

El Golpe de Estado llegó al territorio mapuche con anterioridad al resto del país, y prueba de ello es el allanamiento realizado por efectivos militares el 29 de Agosto de 1973 en elAsentamiento Loberías, el fundo de la familia del dirigente agrícola Domingo Durán,donde es brutalmente torturado el dirigente mapuche Segundo Quian, quien muere a consecuencia de aquello el 8 de Septiembre.

Sin embargo, es a partir del 11 de septiembre que la persecución y la muerte se expanden por toda la Araucanía, región en la que tuvo un carácter especialmente virulento y cargado de racismo. El Informe Rettig señala: “Es necesario destacar la dureza extrema con que se trató a los mapuches y a sus familias y la grave dificultad que ha significado para éstos en las zonas más rurales, tener que convivir, en la misma localidad a veces hasta el presente, con los agentes que causaron la muerte a sus seres queridos.”

Efectivamente, en no pocos casos participaron de la represión y de la muerte civiles vinculados a los Comité de Resistencia Patronales y al Movimiento Nacionalista Patria y Libertad, que luego de declararse en clandestinidad establece su cuartel general en Capitán Pastene, y con los cuales los sobrevivientes se seguirán encontrando, hasta la actualidad, y que significó que muchos de los desaparecidos, muertos y torturados no hayan sido denunciados. Se había inoculado el temor.

Fruto de la represión son asesinados y/o desaparecidos, entre muchos otros, Pedro Millalen, del asentamiento Elmo Catalán, en Lautaro; Andrés Levio; Jose Meliquen; Julio Paine, de Muco;Manuel Lizama Cariqueo; Segundo Lepin; Juan Segundo Nahuel;Heriberto Collío; Victor Llanquien, de Huircaleo; Gregoria Carilaf, de 73 años, quien murió fruto de los golpes propinados por carabineros que buscaban a su hijo; y en un caso emblemático, Julio Ñiripil Paillao, joven mapuche de 16 años de la comunidad de Huircaleo, quien es ejecutado en el patio de su casa, también por carabineros, para luego su madre recoger el cuerpo y sepultarlo.

En conjunto con la represión y la pérdida de tierras recuperadas y puestas en producción, los Asentamientos y Centros de Reforma Agraria mapuche sufrieron la confiscación de la totalidad de sus bienes, de maquinaria, animales, cosechas y de todas las mejoras realizadas.

En términos territoriales, el 65% de las tierras expropiadas a favor de mapuches fueron devueltas a los antiguos propietarios. Los predios que no fueron restituidos se parcelaron, en un proceso en que los mapuches, en su gran mayoría, fueron excluidas. El Ministro de Agricultura del gobierno militar, el Coronel de Aviación Sergio Crespo, al respecto declaraba que “La tierra será entregada a quien realmente la merece… No todos los asentados serán propietarios, ya que la tierra no alcanza. Una comisión hará una encuesta para determinar quiénes merecen ser propietarios”, privilegiando así en la asignación de parcelas a ex inquilinos, medieros o campesinos chilenos, no a los mapuche, y menos a los que participaron del proceso de Reforma Agraria.

El espíritu de la época es retratado por el nuevo director zonal de la CORA, Héctor Jensen: Ustedes saben el castigo que tienen quienes toman, roban o usurpan. Perfectamente podríamos haber venido acompañados de un pelotón oficial o de militares para echarlos a la calle. Sin embargo, hemos preferido el diálogo y el arreglo a la buena, conscientes de que ustedes como nosotros desean un mismo fin, cual es el progreso y la recuperación del país”.

Por su parte, el Diario Austral de Temuco, en su editorial del 11 de Septiembre de 1974, señalaba:“En Cautín quiso el marxismo matar la propiedad agraria. Los campos de Cautín durante la anterior administración fueron escenario de una serie de atentados contrala propiedad privada y el MIR con la figura del Che Guevara llevó al odio como también a la anarquía y destrucción a complejos agrícolas. Los trabajadores envalentonados e ilusionados perdían el tiempo en huelgas, reuniones y concentraciones mientras la leche se perdía y los animales se morían sin que nadie se preocupara de nada.”

En contrario a lo que en los días posteriores al Golpe Militar declaraban los funcionarios de la naciente dictadura, el recuerdo del proceso de Reforma Agraria en la memoria comunitaria mapuche es altamente positiva, tanto desde la perspectiva de la recuperación de sus tierras como de la calidad de vida que se logró a través del trabajo comunitario.

Antonio Lolcolil, del asentamiento Loberías, recuerda “Todos trabajamos en común. Nosotros le dimos explotación al fundo, el fundo estaba sucio y no se hacía ni una huerta.”Pedro Raín, de la Cooperativa Lautaro de Lumaco, rescata del proceso “el derecho de vivir, de construir, el derecho de gozar la tierra”. Para don Reinaldo Penchulef, del Asentamiento Cuel Ñielol “El gobierno de Salvador Allende vive conmigo, vive con mi gente, vive con mi familia, vive aquella participación que nos dieron y las garantías que tuvimos como mapuches en aquellos tiempos, fueron cosas inolvidables.”

La Reforma Agraria, como proceso político, permitió la recuperación y ampliación de las tierras mapuches en un proceso que no tiene precedentes en la historia de la relación entre el Estado de Chile y el pueblo mapuche, y fue el resultado, sobre todo en el gobierno de la Unidad Popular, de la voluntad política de enfrentar y resolver la demanda territorial mapuche, poniendo para ello a disposición de las organizaciones mapuche los mecanismos contemplados en las leyes de Reforma Agraria, no obstante su origen más ‘campesinita’ que ‘indigenista’, y que ellos significara afectar el sacrosanto y decimonónico derecho de propiedad.

————

 

Calumnias e injurias en Internet


 

armando romero

LOGo.press

 

 

 

Si por algo se ha destacado Internet es por la posibilidad que ofrece a todo el mundo de expresarse con gran libertad, de manera fácil, barata y cómoda, ya sea mediante la publicación de contenidos en páginas personales, fotografías o aportaciones en foros y lista de correo, entre otros.

Sin embargo, esta libertad y el anonimato que aporta muchas veces la Red, ha contribuido a que se lleven a cabo conductas tan poco lícitas y molestas como la emisión de mensajes injuriosos y calumniosos contra otras personas.

 

 

En conformidad al pleno derecho, ante las apreciaciones injuriosas y de carácter  calumniosa  emitida por las redes sociales, escrita por el señor Patricio Mery, en Panorama News  http://www.pnews.cl/2013/09/06/el-mercurio-la-segunda-el-guaton-romo-y-los-encapuchados-infiltrados/   Pasquín digital que el mencionado dirige y difunde por las redes sociales y circula por Internet.

Vengo en interpelar al señor Patricio Mery para que dentro de cinco días, exponga ante la opinión pública las pruebas, de sus infundas acusaciones y veladas amenazas en contra de las personas, aludida en la crónica del día 6 de septiembre de 2013.

Así mismo repara el daño causado, a la honra de las personas, ejerciendo el derecho a réplica en su medio de prensa digital y escrito.

 

Las acusaciones vertidas son de total falsedad, atenta contra la integridad de las personas, exponiéndolas a situaciones  de peligro a su seguridad, infringiendo injurias y calumnias.  Así mismo hacer extensivo las futuras acciones legales, a quienes difundan y propaguen por las redes u  otros medios, estas acusaciones que son falsas y mal intencionados.  

Para el caso de las injurias y calumnias, se busca desacreditar a la empresa o alguno de sus directivos, también se producen insultos a clientes de la empresa o directivos con lo que el trabajador tiene algún conflicto. 

¿Qué nos dice el Código Penal chileno sobre esta materia? 

En relación a las amenazas, el Art. 296 "El que amenazare seriamente a otro con causar a él mismo o a su familia, en su persona, honra o propiedad, un mal que constituya delito, siempre que por los antecedentes aparezca verosímil la consumación del hecho, será castigado:
1 Con presidio menor en sus grados medio a máximo, si hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo cualquiera otra condición ilícita y el culpable hubiere conseguido su propósito; a no ser que merezca mayor pena el hecho consumado, en el cual caso se impondrá ésta.
2 Con presidio menor en sus grados mínimo a medio, si hecha la amenaza bajo condición el culpable no hubiere conseguido su propósito.
3 Con presidio menor en su grado mínimo, si la amenaza no fuere condicional.
Cuando las amenazas se hicieren por escrito o por medio de emisarios, éstas se estimarán como circunstancias agravantes.
Para los efectos de este artículo se entiende por familia el cónyuge, los parientes en la línea recta de consanguinidad o afinidad legítima, los padres e hijos naturales y la descendencia legítima de éstos, los hijos ilegítimos reconocidos y los colaterales hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad legítimas."

En relación a los delitos de calumnia e injuria, el Código Penal señala a partir del artículo 412 señala:

Art. 412 Es calumnia la imputación de un delito determinado pero falso y que pueda actualmente perseguirse de oficio.

Art. 413 La calumnia propagada por escrito y con publicidad será castigada:
1 Con las penas de reclusión menor en su grado medio y multa de once a veinte sueldos vitales, cuando se imputare un crimen.
2 Con las de reclusión menor en su grado mínimo y multa de seis a diez sueldos vitales, si se imputare un simple delito.

Art. 414 No propagándose la calumnia con publicidad y por escrito, será castigada:
1 Con las penas de reclusión menor en su grado mínimo y multa de seis a quince sueldos vitales, cuando se imputare un crimen.
2 Con las de reclusión menor en su grado mínimo y multa de seis a diez sueldos vitales, si se imputare un simple delito.

Art. 415 El acusado de calumnia quedará exento de toda pena probando el hecho criminal que hubiere imputado.
La sentencia en que se declare la calumnia, si el ofendido lo pidiere, se publicará por una vez a costa del calumniante en los periódicos que aquél designare, no excediendo de tres.

7. De las injurias 1

Art. 416 Es injuria toda expresión proferida o acción ejecutada en deshonra, descrédito o menosprecio de otra persona.

Art. 417 Son injurias graves:
1 La imputación de un crimen o simple delito de los que no dan lugar a procedimiento de oficio.
2 La imputación de un crimen o simple delito penado o prescrito.
3 La de un vicio o falta de moralidad cuyas consecuencias puedan perjudicar considerablemente la fama, crédito o intereses del agraviado.
4 Las injurias que por su naturaleza, ocasión o circunstancias fueren tenidas en el concepto público por afrentosas.
5 Las que racionalmente merezcan la calificación de graves atendido el estado, dignidad y circunstancias del ofendido y del ofensor.

Art. 418 Las injurias graves hechas por escrito y con publicidad, serán castigadas con las penas de reclusión menor en sus grados mínimo a medio y multa de once a veinte sueldos vitales.
No concurriendo aquellas circunstancias, las penas serán reclusión menor en su grado mínimo y multa de seis a diez sueldos vitales.

Art. 419 Las injurias leves se castigarán con las penas de reclusión menor en su grado mínimo y multa de seis a diez sueldos vitales cuando fueren hechas por escrito y con publicidad. No concurriendo estas circunstancias se penarán como faltas.

Art. 420 Al acusado de injuria no se admitirá prueba sobre la verdad de las imputaciones, sino cuando éstas fueren dirigidas contra empleados públicos sobre hechos concernientes al ejercicio de su cargo.
En este caso será absuelto el acusado si probare la verdad de las imputaciones.

Un tema que hay que tener presente que nos encontraremos frente al delito de calumnia e injuria, cuando se realizan por la prensa escrita y con publicidad. Entonces, nos preguntamos qué ocurre cuando lo hacemos por un blog o en redes sociales como Facebook o Twitter. En los tres casos, qué ocurre si los servidores están fueran del territorio nacional. Apllicaremos en principio Locus commissi delicti. 

Según señala el Art. 422 "La calumnia y la injuria se reputan hechas por escrito y con publicidad cuando se propagaren por medio de carteles o pasquines fijados en los sitios públicos; por papeles impresos, no sujetos a la ley de imprenta, litografías, grabados o manuscritos comunicados a más de cinco personas, o por alegorías, caricaturas, emblemas o alusiones reproducidos por medio de la litografía, el grabado, la fotografía u otro procedimiento cualquiera."

ALLENDE A 40 AÑOS LAUDA EN LA MEMORIA VIVA DEL PUEBLO


 

armando romero

 

LOGo.press

 

 

Respondiendo a las inquietudes

De una luchadora poblacional

Que preguntaba en relación

A lo que estaban mostrando

En la televisión chilena

En relación al golpe militar.

 

 n14826248993_1374381_6455

Los 40 años del sangriento golpe militar, no puede ser equivalente  entre los conspiradores y gestores de la dictadura, con quienes fueron objeto de violaciones a los derechos humanos…en Chile el terrorismo de Estado impuso una cultura de muerte, donde el derecho a la vida fue negada a muchos chilenos.

 

El Clarín -Salvador Allende - 5 de septiembre de 1970  - DescontextoEse 4 de septiembre de 1970, abrazamos un sueño con alegría desbordante…comenzábamos a sentirnos  dueños de nuestro futuro, cantamos y bailamos esa calurosa noche de invierno…desde los campamentos, desde el campo y desde las fábricas, la sonrisa alumbraba esa Alameda.

A las 2.00 de la madrugada del día 5, desde los balcones de la Fech, Allende confirmó su victoria y pidió serenidad y disciplina. Un abogado democratacristiano había llamado momentos antes al comando, instándolos a que se declararan vencedores y advirtiéndoles que se gestaba un fraude en el recuento de votos.
En las horas siguientes, Agustín Edwards, dueño del diario El Mercurio, salió de Chile para reunirse el 15 de septiembre con el presidente Richard Nixon en un “desayuno de trabajo” en la Casa Blanca, al que también asistieron el asesor Henry Kissinger; el fiscal general, John Mitchell y el presidente de la Pepsi Cola, Donald Kendall. En esa cita, Edwards pidió ayuda para impedir que el médico socialista llegara a la Presidencia. Esa misma tarde Nixon instruyó al director de la CIA, Richard Helms: no había que escatimar esfuerzos ni recursos en la desestabilización de Allende.

Desde ese mismo día, desde las sombras la oligarquía  criolla comenzaba a conspirar, con el apoyo de la Casa Blanca que veía en el gobierno de Salvador Allende, un serio peligro para sus intereses…este pequeño país lograba concretar lo que se pensaba imposible, la vía electoral hacia el socialismo.

Inmediatamente después de la victoria de Allende, empresarios chilenos transfirieron capitales a Brasil, Argentina y a otros países de la región. Uno de ellos, Luis Fuenzalida, se asoció en Sao Paulo con Gilbert Huber Jr., quien junto con el ingeniero  Glyçon de Paiva había organizado, en el inicio de los años 60, el Instituto de Investigaciones y Estudios Sociales (IPES), del cual participaron los generales Goldbery do Couto e Silva y Heitor Herrera, junto a otros empresarios y militares. Esa entidad actuó paralelamente al Instituto Brasileño de Acción Democrática (IBAD), una fachada de la CIA, movilizando al empresariado local en contra del presidente Joao Goulart. Ellos traspasaron a Fuenzalida y los empresarios chilenos su experiencia en desestabilizar regímenes democráticos.

 images

En medio de la conmoción pública, de los intentos de conspiración, Salvador Allende fue ratificado por el Congreso como presidente electo y el 3 de noviembre asumió la primera magistratura. Delegaciones especiales de 73 países y otros invitados de la Unidad Popular asistieron al acto en el Congreso Nacional. En la tarde, el pueblo salió a la Alameda a celebrar, fue una fiesta ese día…hoy cuando vemos a los cómplices de la dictadura justificar el golpe militar, se hace necesario traer a la memoria el contexto histórico de esos años…

  “Luego de la asunción de Allende al gobierno, hombres de negocios de Chile vinieron aquí y pidieron consejo y yo les expliqué que ellos, civiles, tenían que preparar el terreno para que los militares se moviesen” -recordó Glyçon de Paiva en una entrevista a la periodista Marlise Simon, de The Washington Post-, agregando que les dijo: “La receta existe y ustedes pueden hornear la torta en cualquier momento. Nosotros vimos cómo funcionó en  Brasil”. 
La receta incluía la creación del caos económico y político, fomentar el descontento y profundizar el miedo al comunismo. Al mismo tiempo había que bloquear  las iniciativas legislativas de la Izquierda, organizar manifestaciones, atentados explosivos y sabotajes de todo tipo. Esa era la formula for chaos, que requería también de muchos fondos. Glyçon de Paiva argumentaba que “el dinero que los hombres de negocio gastan contra la Izquierda no es solamente una inversión, es una política de seguro”.
Los empresarios brasileños enseñaron a sus pares chilenos cómo usar a las mujeres “contra los marxistas”. Ya lo habían hecho con la campaña de las Mujeres por la Democracia (Camde), que seguía indicaciones de la CIA, y promoviendo las Marchas de la Familia con Dios por la Propiedad, contra el gobierno de Goulart.

MIR-2
Mientras, en Chile, el empresario Eugenio Heiremans convenció al presidente de la Asociación de Empresarios Metalúrgicos (Asimet), Orlando Sáenz, para que encabezara un movimiento contra la UP desde la presidencia de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa). Una de sus iniciativas fue convocar a un cónclave en Valparaíso, en septiembre de 1971, a los más importantes empresarios del país: Javier Vial, Hernán Cubillos, Ernesto Ayala, Eugenio Heiremans, Jorge Fontaine, entre otros, para convencerlos de que había que derrocar a Allende. Luego, viajó a Estados Unidos, Argentina y Brasil  para reunir fondos.

“Teníamos amigos a los que pedíamos la organización de grupos empresariales en distintas partes del mundo, a los cuales íbamos a contarles la situación por la que atravesaba Chile. ‘Miren, está pasando esto y estamos haciendo esto y esto. Si Uds. quieren ayudarnos, ayúdennos’. Tan simple como eso, y me daba media vuelta y me iba. Y el amigo que había organizado el encuentro después, sin decirme jamás el nombre, me decía: ‘Mira, sí nos ayudaron… y aquí hay tanto’. Estoy consciente de que esa estructura que le cuento permite que si la CIA alguna vez quiso meter plata en nuestras cosas, no tenía ninguna dificultad para hacerlo, porque era cuestión de que en cualquiera de estos núcleos inyectara recursos”, contó Sáenz años después a la historiadora Patricia Arancibia.

…pretender atribuir al gobierno de Allende, como responsable de la crisis política, es ocultad la verdad a las nuevas generaciones.

Allende y papai

Salvador Allende anunció en una concentración en el Estadio Nacional que se acabaría con los monopolios y los latifundios, y que se nacionalizarían las riquezas básicas. En los días siguientes, los ministerios de Educación y Salud expusieron un vasto plan; el canciller Clodomiro Almeyda notificó el apoyo de Chile para que China ingresara a la ONU y la reanudación de relaciones diplomáticas con Cuba y otros países socialistas. El cardenal Raúl Silva Henríquez declaró que las reformas básicas contenidas en el programa de la UP serían apoyadas por la Iglesia Católica….

Se  comenzaba a plasmar una conciencia social de clase, las asambleas en las fábricas, en las universidades, en los colegios y poblaciones…se debatía con una amplia participación del pueblo.  

 4Movpopular_campesinos1

La  construcción del poder popular, se fue imponiendo desde abajo como una necesidad de avanzar hacia el socialismo. El PC propulso el control de los sindicatos, el PS promovió una táctica de masa para lograr el poder sindical. El MIR definió desde un principio el poder popular, como un accionar  revolucionario, desde la articulación de cordones territoriales, como herramienta de lucha y organización.

 

Los acontecimientos históricos fueron acelerando un proceso, que carecía del poder político de la sociedad. Los paros patronales, la huelga sediciosa de los mineros y los enclaves de la oligarquía en el congreso, en el poder judicial y los sectores empresariales. Fueron acorralando al gobierno, desestabilizando la institucionalidad democrática burguesa…la  política reformista y obsecuente del PC propiciaron las condiciones subjetiva, que desembocaron en el golpe militar.

Salvador Allende murió como un héroe; eso no lo duda nadie en todo el mundo. Ningún hijo de la tierra chilena ignora que Allende murió combatiendo conscientemente, sin esperanzas de salir vivo de la situación, si no se rendía. Y no se rindió. Así mueren los héroes y así murió Allende. Así murieron también miles de chilenos defendiendo la democracia aplastada por los tanques, carros blindados, aviones de combate y ametralladoras manejados por los militares insurrectos. Allende dijo una vez: “Que lo sepan, que lo oigan, que se les grabe profundamente: defenderé esta revolución chilena y defenderé el Gobierno Popular, porque es el mandato que el pueblo me ha entregado. No tengo otra alternativa. Sólo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo”.

 

Américo Zorrilla obrero dirigente comunista, fue sin lugar a duda pieza clave en cierta, decisiones del gobierno de la Unidad Popular, militante disciplinado adscrito a los designios, que provenían desde Moscú. La ex URSS no fue partidaria desde un principio de una segunda Cuba en la región, su cooperación  se limito hacia algunos aspectos económicos, culturales y fortalecer el rol del PC chileno al interior del gobierno.

 

En estas semanas los canales de televisión, se han dado un festín comunicacional, con documentales referente a los 40 años del golpe, eso sí nada dicen de la complicidad de la prensa de esa época, el rol de canal 13, radio agricultura,  la prensa de la oligarquía nacional, en la instigación y consumación del golpe militar.

Ese martes 11 de septiembre amaneció con un tibio sol, para después comenzar a nublarse…el bombardeo a La Moneda fue la consumación de los afanes de los grupos sediciosos, que traicionaron la constitución y los principios que sustentaba la democracia burguesa.  Ese mismo años se conoció los que aconteció en relación, a la muerte del Presidente Allende…los militares fraguaron la agnosia de la historia. Ya de por si la resistencia y muerte de Allende, le enrostraba su felonía, así nace la mentira comunicacional del supuesto suicidio  del Presidente.

 images (1)

“Eran seis o siete minutos después de las dos de la tarde del día 11 de septiembre de 1973. Una patrulla de penetración de la Escuela de Infantería de San Bernardo, al mando de un capitán, irrumpió, cubriéndose con una cortina de ráfagas de fusiles FAL, en la parte superior de la escalera principal del Palacio de la Moneda, llegando hasta la entrada del Salón Rojo. Una vez allí, a través de la densa humareda provocada por el incendio de una parte del edificio y las explosiones de bombas lacri­mógenas, granadas de cañones sin retroceso de 75 mm y de ca­ñones de tanques Sherman, el capitán de la patrulla de penetra­ción vio a tres o cuatro civiles que, con subametralladoras, tra­taban de enfrentarse al ataque militar. El capitán disparó su arma automática defectuosamente, soltando el gatillo de inme­diato. Una de las tres balas percutadas dio en el estómago de uno de los civiles. Un soldado de la patrulla de penetración tam­bién disparó. Impactó en el abdomen del mismo civil, ya herido en el estómago. Sólo en ese instante reaccionó el capitán de la patrulla, reconoció al civil que yacía en el suelo, retorciéndose de dolor, y lo acribilló con una ráfaga de su fusil ametrallador. «¡Cagamos al Presidente!», gritó el capitán, mientras saltaba hacia la escalera de entrada huyendo del fuego que disparaba un grupo de civiles combatientes que habían irrumpido en el Salón Rojo desde una puerta lateral, cuando Salvador Allende caía muerto acribillado por el fuego de la patrulla de la Escuela de Infantería. El capitán y parte de sus soldados corrieron por la escalera principal hacia el primer piso, perseguidos por los civi­les que defendían el Palacio de la Moneda Sólo 40 ó 50 minutos más tarde, las fuerzas de la Escuela de Infantería, del Regimiento Tacna y del Regimiento de Blindados Número 2, lograron eliminar la resistencia de las 32 personas sobrevivientes del grupo que había defendido la sede presi­dencial durante cinco horas. Todo el segundo piso del edificio fue ocupado por las tropas invasoras. El primer piso ya estaba en sus manos desde una hora y media antes.

El jefe de las tropas invasoras, general de brigada Javier Pa­lacios Ruhman, flanqueado por el capitán Roberto Garrido y su patrulla de penetración, entró al Salón Rojo, se inclinó sobre el cadáver de Salvador Allende Gossens…”

 

“Para Santiago, la capital de Chile, con casi un tercio de la población nacional concentrada en ella, la blitzkrieg de los ge­nerales sublevados tenía dos objetivos de combate principales: «alfa uno» y «beta uno».

«Alfa uno» era el cerco, ataque y toma del Palacio de la Mo­neda, con el propósito de hacer prisionero a Salvador Allende y preparar después su «suicidio» en condiciones remedadas de la autoeliminación de un antiguo presidente chileno, José Ma­nuel Balmaceda, en 1891. El cálculo de las tropas invasoras de la población civil chilena para la operación «alfa uno» era de 120 minutos después del inicio del ataque (las nueve de la mañana). El análisis del Servicio de Inteligencia no contó, en nin­gún momento, con la decisión del puñado de civiles que habría en el interior del palacio de defenderse hasta el último hombre. Ellos esperaban que Salvador Allende, ante el despliegue de tropas de infantería, carros blindados, tanques y amenaza de bom­bardeo aéreo, se rindiera. Esto, según los cálculos de la Inteli­gencia Militar —que había trabajado en la preparación de la blitzkrieg desde octubre de 1972—, daba tiempo a los generales insurrectos para armar el «suicidio» de Allende —inducido o por la fuerza— y anunciarlo al país alrededor de la una de la tarde de ese día 11 de septiembre de 1973.

Pero no ocurrió así. Allende y sus acompañantes, todos civi­les, resistieron hasta el último cartucho. Todo el aterrador apara­to de guerra preparado para rendirlo tuvo que ser puesto en funcionamiento, y se tardó cinco horas de combate efectivo en reducir a un grupo de poco más de cuarenta personas.

Cuando a las 14.50 horas del día 11 de septiembre, el coman­do de los generales sublevados anunció al país que «el Palacio de la Moneda ha sido reducido por las fuerzas militares», ha­bían transcurrido cinco horas de resistencia de 42 civiles pro­vistos de fusiles ametralladores y un bazooka, contra el asedio de ocho tanques Sherman, dos cañones sin retroceso, de 75 mm, montados en jeeps, doscientos hombres de infantería de dos regimientos de Santiago, y el bombardeo de dos aviones de caza a reacción Hawker Hunter que dejaron caer, haciendo blanco, entre las 11.56 y las 12.15 de ese día, dieciocho de sus cohetes, además de ametrallar el techo y el segundo piso de La Moneda.

Y en el transcurso de esa resistencia inesperada para los cálculos de los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas chilenas (con el asesoramiento de los expertos militares nortea­mericanos y brasileños que participaron en la preparación de la blitzkrieg), se vino abajo toda la trama montada para tener un «suicidio limpio» de Salvador Allende. El cadáver acribillado, cubierto por una ensangrentada bandera chilena, en el Salón Rojo del Palacio de La Moneda, estuvo a punto de hacer fraca­sar, con graves consecuencias para los generales insurrectos, «alfa uno». Los generales conspiradores se demoraron cuatro horas (desde las tres hasta las siete de la tarde de ese día), en montar un improvisado escenario dentro de los escombros de La Moneda para «demostrar» el «suicidio» de Allende, buscándole un «testigo presencial» que sirvió para el papel bajo la amenaza de ser acusado, por los propios altos mandos subleva­dos, como «asesino del Presidente de la República».

 El apresurado montaje del escenario del «suicidio» fue tan improvisado, urgido por el tiempo que corría, que resultó una historia burda, llena de contradicciones y de mentiras evidentes. Y su debilidad era aún más evidente para los propios altos mandos militares, los cuales no se ponían de acuerdo con la celeridad necesaria y demoraron su decisión de dar la noticia a todo Chile más de veinte horas. Tenían miedo de dar a conocer los detalles fabri­cados a los chilenos, porque estos tenían la capacidad de juicio suficiente para darse cuenta de las contradicciones y las false­dades. Por eso, dejaron salir primero la noticia al exterior, a tra­vés de los corresponsales extranjeros, y sólo veinticuatro horas más tarde, cumplida en lo principal la tarea «beta uno», la die­ron a conocer a los chilenos.

En síntesis: Originalmente, al lanzar la blitzkrieg de muerte y destrucción contra las organizaciones populares chilenas, los generales sublevados esperaban utilizar el «suicidio» programa­do de Allende como efecto de desmoralización para los focos de resistencia a su invasión del país. Pero, al fracasar el itinerario primitivo de su operación «alfa uno», se vieron impedidos de hacer uso de este arma de guerra psicológica, que se volvía contra ellos, y demoraron la noticia hasta que lo principal de la resistencia civil a la invasión militar de los generales suble­vados concluyó. El asesinato del Presidente de Chile por las fuerzas militares, realizado «fuera de programa» por un capitán de infantería, hizo pedazos la trama preparada para un «suici­dio impecable», y, al final, sirvió para dejar al descubierto, a pesar de los esfuerzos en sentido contrario realizados por el equipo de propaganda de los militares, toda la dimensión de frialdad, planificación previa y decisión consciente de los altos mandos militares para destruir por medio del asesinato masivo, de la prisión de millares de hombres y mujeres, e incluso niños, y del aterroriza miento de centenares de miles de chilenos, toda la organización popular existente hasta ese día de septiembre, y preparar así las condiciones para gobernar por el terror y la muerte a todo un país; para mantener ocupada por fuerzas mi­litares de mando extranjero una nación derrotada por una blitzkrieg. “

“Los generales sublevados pensaban que «beta uno» podría ser completada al atardecer del día 11, después de haber dado a conocer «el suicidio» de Salvador Allende, tal como se pre­paraba según el plan de «alfa uno». Pero el «suicidio» falló y la resistencia del pueblo en los cordones industriales de Vicuña Mackenna y Los Cerrillos, en Santiago, continuó toda la noche del 11 al 12 de septiembre, y sólo declinó al mediodía del 12, cuando las precarias municiones de los trabajadores se acaba­ron y se completaron las acciones de asesinato masivo a po­bladores de sectores habitacionales obreros, como La Legua y La Hermida.”…esta verdad es la que no ha de mostrar, los canales de televisión.

En la antesala del golpe miliar, se promovieron las condiciones subjetiva comunicacionalmente… “Fue el alto mando de la Marina chilena quien, en julio de 1973, rompió el equilibrio de opiniones, dando un golpe de fuer­za audaz y macabro, en combinación con la organización Co­mando de Ex Cadetes, que era adiestrada por la Agencia Cen­tral de Inteligencia norteamericana a través de un relaciones públicas de la empresa multinacional Ford Motor, el periodista chileno Federico Willoughbly MacDonald .

En ese mes, los almirantes golpistas recurrieron al asesi­nato político para avanzar en su trama y prevenir ser descu­biertos antes de tiempo. Por medio de un equipo comando de asesinos profesionales, dirigidos por un miembro del Servicio de Inteligencia de la Marina, organizaron y llevaron a cabo el asesinato del edecán naval del Presidente Allende, comandante Arturo Araya Peters, en la noche del 26 de julio de 1973, en su propia casa. El asesinato del marino fue hecho en combinación con el grupo de conspiradores de los Carabineros, que domina­ban el Servicio de Inteligencia de ese cuerpo de policía milita­rizada. “

El comandante Arturo Araya Peters, era un marino leal al Presidente Allende y un obstáculo para los objetivos de los conspiradores…con su asesinato impedían que Araya, hombre muy cercano al pre­sidente Allende  fuera ascendido a contralmirante en noviembre-diciembre de 1973 y pasara a for­mar parte del Estado Mayor de la Armada Nacional. Esto debía ocurrir porque Araya Peters terminaba su período de dos años reglamentario como edecán naval del Presidente en septiem­bre de 1973, incorporándose de inmediato al servicio activo y, también por reglamento, debía ser ascendido a la penúltima graduación más alta de su arma. Esto dejaba al presidente Allende con un hombre importante en el seno del Estado Mayor naval. Es decir, en el seno de la conspiración para derribar al gobierno constitucional…la fecha del golpe aun no la tenían definida, al momento del asesinato del Edecán Araya.

Hoy a 40 años podemos analizar el contexto histórico, darnos cuenta de la errada lectura que se tuvo de los hechos…el 29 de junio fue un día clave para los golpistas…agosto transcurrió entre maniobras políticas de la oposición sediciosa y un gobierno que se aferraba a la constitucionalidad de las FF.AA.

 

“Esa mañana del 8 de agosto era la de un día con nubarrones de tormenta para la estabilidad política de Chile: se había desencadenado un paro empresarial destinado a hacer naufra­gar la economía chilena; en respuesta, las organizaciones de trabajadores exigían a Allende que les permitiera «resolver con nuestras propias manos el paro empresarial»; mientras tanto la conjura industrial-militar-norteamericana empezaba la cuenta regresiva de una embestida final, calculada en medio año a par­tir de agosto-septiembre, que dejaría la situación «madura» para que los militares se hicieran cargo del poder total.

Sin embargo Salvador Allende no veía la situación global del mismo modo. Sus informaciones sobre la conjura militar, muy fragmentarias, y principalmente manipuladas por la con­trainteligencia del Ejército y de Carabineros, le habían hecho formarse un cuadro errado de la magnitud de la conspiración. Él creía que había un pequeño «foco» en la Armada, dirigido por el comandante en jefe de la Primera Zona Naval (Valpa­raíso, principal puerto chileno a una hora y media de Santiago por carretera), vicealmirante José Toribio Merino, y otro «pequeño foco» aislado, en la Fuerza Aérea, que tenía «las sim­patías» del general César Ruiz Danyau. Razonando sobre estos datos, Allende, aquella mañana del 8 de agosto, pensó que podría tratar de resolver la crisis política global en que se en­contraba, dando un golpe de efecto contra los conspiradores tanto civiles como militares, incorporando a TODAS las ramas de las Fuerzas Armadas y Carabineros a su gabinete de minis­tros, y, por otro lado, desalentar los esfuerzos de las organiza­ciones de trabajadores por lanzar una embestida contra las fuerzas empresariales oligárquicas, mostrando una actitud de fuerza respaldada por los cuatro comandantes en jefe.

Para conseguir la participación militar en el Gabinete, esa mañana del 8 de agosto, Allende leyó a los cuatro jefes milita­res el informe de la policía civil sobre el asesinato del edecán naval, comandante Arturo Araya Peters, y les explicó que «si el pueblo se entera de esta verdad, Chile tendrá medio millón de muertos», porque los obreros y campesinos «se lanzarán contra los cuarteles de la Marina y de Carabineros para aplas­tar a los conjurados y asesinos de Araya Peters». Definió el in­forme como una bomba de tiempo. Y explicó que lo mejor era resolver el problema de la «conjura» de la Marina y de Carabi­neros «de modo confidencial e institucional». Agregó que el in­forme de la policía civil tenía una segunda parte, que él pre­fería no mostrar por ahora, en la cual se probaba la «conexión de los asesinos del comandante Araya Peters con fuerzas arma­das extranjeras».

Por eso, explicó, lo mejor era, en ese momento, que «las instituciones armadas de Chile muestren cohesión y apego a la constitucionalidad y las leyes» integrando un Gabinete de «unidad nacional», para «apaciguar los ánimos», resolver el paro empresarial en sus inicios y no cuando ya fuera grave, «como el de octubre de 1972», y dar tiempo al poder ejecutivo para promulgar diversas leyes que pedían la Democracia Cris­tiana y el Partido Nacional por encargo de la Sociedad de Fo­mento Fabril y Sociedad Nacional de Agricultura.

Los comandantes en jefe aceptaron. El jefe de la Marina fue nombrado ministro de Hacienda; el de la Fuerza Aérea, de Obras Públicas; el del Ejército, de Defensa, y el de Carabineros, de Vivienda. En la mañana del 9 de agosto, Salvador Allende anun­ció dramáticamente al país la composición de su nuevo Gabi­nete, definiéndolo como de «seguridad nacional» y calificándola de «la última oportunidad para evitar el enfrentamiento entre chilenos».

Pero, el fondo de la cuestión era que Allende había puesto la primera frase de su propia condena a muerte por parte de los conjurados. El general de aviación Ruiz Danyau comunicó a José Toribio Merino, almirante, los términos en que Allende leyó el informe sobre el asesinato del ex edecán naval Araya Peters, y la idea que quedó entre los altos mandos conspiradores era que Allende estaba «peligrosamente cerca de la verdad», y que, si tenía tiempo para profundizar en la investigación, podría llegar a tener un cuadro completo de la conexión Pentágono-Marina-Fuerza Aérea-Ejército-Carabineros, del cual haría uso político en el exilio. Fue el propio Merino quien primero opinó en los días siguientes que «a este individuo hay que matarlo o suicidarlo, no nos queda otra».

No obstante, la decisión final de eliminar físicamente al pre­sidente Allende no surgió hasta la noche del martes 21 de agosto, en una reunión en la que no participó el coman­dante en jefe subrogante del Ejército, general Augusto Pinochet Ugarte. (De hecho, Pinochet no supo nunca que Allende iba a ser asesinado. Se enteró de este plan en la tarde del 11 de septiembre, cuando la muerte del Presidente estaba consu­mada y se montaba afiebrada mente el espectáculo del «suici­dio».)

Sólo el entonces jefe de la Primera Zona Naval, vicealmi­rante José Toribio Merino; el general César Mendoza Duran, de Carabineros, y el general Gustavo Leigh Guzmán, nombrado el 20 de agosto comandante en jefe de la Fuerza Aérea, prepararon el plan para eliminar físicamente a Allende.

Y esa decisión final surgió como secuela de una torpeza mayúscula cometida por el general César Ruiz Danyau el vier­nes 17 de agosto. Impulsado por ambiciones personales, y cre­yendo que «la situación estaba madura», Ruiz Danyau preparó a la guarnición aérea de Santiago, compuesta de dos bases, una de apoyo terrestre y otra de caza y bombardeo, para un «pro­nunciamiento militar» el lunes 20 de agosto, que él creía que arrastraría al resto de las Fuerzas Armadas a su lado. Para desencadenar el golpe, Ruiz Danyau renunció a su cargo de mi­nistro de Obras Públicas el viernes 17 de agosto. Esto signifi­caba que Allende tendría que pedirle la renuncia como coman­dante en jefe de la Fuerza Aérea y, planeaba Ruiz Danyau, esta institución militar debía resistirse, sublevarse y provocar la caída de Allende, así como su nombramiento como jefe de una Junta Militar de Gobierno.

Allende, conociendo en parte el juego de Ruiz Danyau, de­moró su aceptación de la renuncia hasta el día siguiente, sábado 18 de agosto. Mandó llamar a reunión en el Palacio de la Moneda al jefe de la Marina, almirante Raúl Montero; al jefe del Ejér­cito, Carlos Prats, y al segundo general más antiguo de la Fuerza

Aérea, Gustavo Leigh Guzmán (éste era uno de los jefes de la conspiración, pero Allende no lo sabía). En la reunión, Allende les hizo escuchar una grabación en cinta magnetofónica de una conversación en que participaban un coronel retirado de avia­ción y dos o tres personajes más. En la grabación se oía decir al coronel retirado que «el grupo» ya había comenzado a «ope­rar diversas unidades» para convencer a los altos mandos de las tres ramas de las Fuerzas Armadas «para que abandonen a Allende» y se «sumen a la cruzada de lucha contra el mar­xismo». Agregaba que «los americanos están en conocimiento de nuestra acción y la aprueban», y citaba una sola vez, que «mi general Ruiz Danyau está a muerte con nosotros».

Allende dijo entonces a Gustavo Leigh Guzmán que se debía entender que «en este complot» hay «traición a la patria», hay una potencia extranjera en complicidad con generales «de la República de Chile». «Esto es un baldón moral para nuestras fuerzas armadas.» Acto seguido señaló a Leigh Guzmán que él debía aceptar la comandancia en jefe de la Fuerza Aérea, aprobar el llamado a retiro de Ruiz Danyau y convencer a las unidades aéreas que pudieran apoyar a Ruiz que no hicieran semejante cosa. Leigh Guzmán, probablemente muy sorpren­dido por el texto de la grabación que había escuchado, aceptó la proposición del presidente Allende, el cual amenazaba con «dar a conocer a Chile esta infamia».5

Al día siguiente, sin informar a Ruiz Danyau de nada, Leigh Guzmán habló con José Toribio Merino, de la Marina; César Mendoza, de Carabineros, y Augusto Pinochet, del Ejército. Les indicó, según parece por los sucesos posteriores, que había que desembarcar a Ruiz Danyau, no apoyar la insurrección de la guarnición aérea de Santiago y esperar el momento preciso para dar el golpe.

Así ocurrió. Al día siguiente, lunes 20 de agosto, la oficialidad de las bases aéreas El Bosque y Los Cerrillos, de Santia­go, se auto acuarteló, solicitando apoyo a la Marina de Guerra y a los regimientos Tacna y Buin, así como a la Escuela de Suboficiales y Regimiento Blindado Número 2, ambos acanto­nados en la ciudad. El día, en todo caso, estaba bien elegido. Salvador Allende viajó en helicóptero a Chillan (unos 500 ki­lómetros al sur de Santiago) para asistir a la ceremonia de conmemoración del natalicio del padre de la patria, el general Bernardo O’Higgins. Sin embargo, el resto de los generales cons­piradores habían decidido hacer abortar este golpe «a destiempo» y dejar caer la guillotina sobre el cuello de su cómplice César Ruiz Danyau.

Desde el Ministerio de Defensa, el Estado Mayor Conjunto de la Defensa Nacional, que reúne a las tres ramas milita­res, tomó las medidas de parlamento y convencimiento pa­ra los oficiales aéreos auto acuartelados y ya al mediodía estaban todos de acuerdo en que había que «esperar» y que mientras tanto, el general César Ruiz Danyau sería llamado a retiro, el general Gustavo Leigh Guzmán asumía la comandancia en jefe de la Fuerza Aérea y, por último, en el ministerio de Obras Públicas se nombraba a otro general de aviación, Héctor Magliochetti .

Todo aparentaba ser una rotunda victoria política de Salva­dor Allende. Joan Garcés, ciudadano español y asesor económi­co de Allende, en su testimonio ante la Asamblea General de las Naciones Unidas del 9 de octubre de 1973, indicaba: «Esa noche, a su regreso a Santiago, el presidente Allende es informado de que el general Pinochet, comandante en jefe subrogante del Ejército, fue requerido para que se sumara al golpe y, según él mismo, respondió: "Soy un general respetuoso de la Constitu­ción y seré leal al Gobierno hasta las últimas consecuencias."»

Resulta notable el hecho de que hasta la mañana del 11 de septiembre, cuando el general Pinochet dirigía desde los fal­deos cordilleranos de Peñalolén, en Santiago, la invasión mili­tar a la ciudad y el ataque y destrucción de La Moneda, todavía Salvador Allende pensaba en él como «un general leal» y lo lla­maba por teléfono para preguntarle: «¿Qué está pasando, Au­gusto?»”

allende_metralletaSalvador Allende murió combatiendo ese día, quienes fueron sus amigos más cercanos, sabían que él sería incapaz de quitarse la vida, estaba lejos de toda lógica, de lo que fue su vida de luchador social y político.

 

 

 

"Martes Once. La primera resistencia", un libro diferente sobre el golpe de Estado


 

 


De próxima aparición en LOM Ediciones
 
 
 
 

 

Escribí está libro en la convicción que las historias de los vencidos son intentos y que todos ellos son fuerza a metabolizar. Lo hice pensando, que los actos de resistencia de ese 11 de septiembre, hace 40 años atrás…de alguna forma también se expresan en los estudiantes, los mapuches, las mujeres, los tocopillanos, los trabajadores contratistas…y otros que retornan a las calles de Chile, para junto con empujar sus viejas y nuevas demandas… constituirnos nuevamente como pueblo.

Me asomé a un ventanal grande, y vi cómo se abrían los portones y salían como cohete unos autos y dije…seguro ahí va Allende, entonces esto va en serio. Mi casa estaba en la esquina de Tomás Moro con Volcán Llaima. Muy poco antes, alrededor de las seis de la mañana de ese martes 11, el periodista Leonardo Cáceres había recibido una llamada telefónica de un colega que le avisaba de un levantamiento en Valparaíso y que el golpe, ahora sí que iba. Más tarde, pasadas las 09:00 él como Jefe de Prensa de Radio Magallanes, intentaría anunciar a un acelerado compañero Presidente, en las que serían sus últimas palabras.

Con esta investigación, quisiera aportar a dar otra vuelta de tuerca en el conocimiento de los pormenores de ese día, y para eso me sitúo desde el testimonio y las voces de los vencidos en armas, de quienes ese martes dispararon, trasladaron armas o protegieron heridos, vieron morir a otros y al finalizar el día, fueron detenidos o alcanzaron a evadirse, para ser apresados tiempo después, pasar a la clandestinidad o tener que irse al exilio. Es ese el lugar que he querido asumir como periodista-cronista.

Otro de nuestros entrevistados: Sergio Parrau, hasta el momento en que nos juntamos a realizar la entrevista, en diciembre del 2011, había permanecido en un discreto silencio de casi 39 años, sin hacer público o compartir sus vivencias como participante de los enfrentamientos armados en la Población La Legua, o formando parte de la columna encabezada por Arnoldo Camú, Agustín, Jefe del Aparato Militar del PS. Con seguridad ese fue el único destacamento armado de poco más de un centenar de combatientes- hombres y mujeres- que armados de fusiles AK ese día cruzó la comuna de San Miguel, en la zona sur de Santiago para librar durante más de diez horas, diversos enfrentamientos con fuerzas de carabineros y de la FACH. Pese a todo, no pudieron cumplir su objetivo de constituir una columna conjunta con combatientes del PC y el MIR para ir a La Moneda a rescatar a Salvador Allende.

 

 Ese día once Parrau estando en la Planta Sumar Poliéster al ver aproximarse un helicóptero Puma del Ejército, mientras otros le disparaban desde la copa de agua… a 30 o 50 metros de altura, recordaría:

Yo disparé en contra de ese helicóptero y no sé adónde iría a parar. Cada uno disparaba individualmente, no había un orden. Como éramos atacados, me refugié detrás de un poste y desde ahí disparé, sentía pasar las balas cerca, era un combate, no era ningún juego de niños. Disparábamos tiro a tiro, porque había que cuidar el parque…uno no sabía qué había por delante, si íbamos a estar todo el día o parar; recuerdo que luego desde Sumar nos trasladamos a otro lado con Camú.

Posteriormente, cuándo apenas habían transcurrido menos de dos meses, a comienzos de febrero de este año, Sergio fallecería de un fulminante ataque cardiaco, dejando tras de sí la consternación entre los suyos, y este su único y póstumo testimonio.

Este es un libro que trata sobre los que fueron vencidos, pero no quedaron derrotados

Creo que uno escribe por muy distintos motivos. En mi caso, he buscado responder preguntas que he ido acumulando en el transcurso de décadas. Me he colocado en el lugar de los jóvenes de 18 años, de 25, de 30…y hasta de más de 40…que no vivieron el Golpe del 73. Y por eso, este es un libro que no supone conocimientos previos sobre ese tiempo, más allá de algunos muy esenciales. Asumir esa opción, ha significado muchas notas y procurar que el relato esté acompañado con infografías, recortes de prensa, etc. Y que lo dominante sean las múltiples voces y las fuentes cruzadas, y que uno desde el rol de autor logre mimetizarme, y casi agazapado conduzca y oriente el fluir del relato.

También, creo que la motivación responde a lo que hubiese querido saber ese día, a mis 18 años de estudiante secundario del 4to medio A, del Liceo de Aplicación, cuando era un dirigente estudiantil del FER y militaba en el MIR, al igual que mi hermano Gastón.

Ese martes once estaba convocada una gran marcha de estudiantes de izquierda. Esa convocatoria respondía a las crecientes asonadas de Patria y Libertad. Las calles eran un territorio en disputa con…los fachos que estaban cada vez más audaces…y nosotros estudiantes de izquierda no estábamos dispuestos a entregárselas. Eso, significaba bataholas en el centro de Santiago, para las que no faltaban piedras que provenían de las excavaciones de la Línea 1 del Metro en construcción por esos meses.

Cerca del mediodía, pude ver, escuchar y sentir el bombardeo a La Moneda, a no más de quince cuadras, desde una fábrica, donde nos comenzamos a reunir trabajadores y estudiantes en el sector de Mapocho. Sentimos impotencia y también desconcierto, al no poder hacer nada más que limitarnos a esperar instrucciones. A la vez, la dimensión de lo que vendría en los próximos años, era un punto inalcanzable aún para nuestra desbordante imaginación de esos combativos 18 años. Pero, sin ninguna duda, ese día nos marcaría como generación, al igual que a otras mayores y también a otras un tanto menores. Porque ese día marcaría a Chile, al refundarse este país. Y lo que allí se instauró, transcurridos estos 40 años y de múltiples formas, aún determina lo posible y lo imposible en este país.

 

Silvio, el escolta del Auto Tres

 

En los inicios del año 2010 partíamos este trabajo con la realización de una serie de entrevistas a un hombre extraordinario: Juan Osses. Seguramente el último GAP en ser reducido por los asaltantes en el sector nororiente de la Moneda, donde esa mañana se había concentrado la resistencia de quienes acompañaban al Presidente.

Él, fue uno de los integrantes de esa escuálida comitiva que acompañaría esa mañana al Doctor, como le decían los muchachos y muchachas del GAP al presidente Allende. Con una memoria privilegiada y con mucha consistencia Silvio -su chapa en la Escolta- fue relatando esas horas y sus entretelones futuros. Él es uno de los tres sobrevivientes de los cerca de 25 GAP que efectivamente combatieron en La Moneda. Posteriormente, sería apresado al igual que cerca de 50 más, asesores y detectives. El desorden reinante en el Regimiento Tacna que se originaba en la congestión de centenares de prisioneros y de prisioneras, capturados en muy diferentes circunstancias durante esos días…permitiría que Juan Osses y sus compañeros terminaran confundidos como prisioneros por toque de queda. Luego, sería trasladado al Estadio Chile – y vería a Víctor Jara- para finalmente ser destinado al Estadio Nacional. Desde ese lugar, a fines de septiembre sería liberado gracias a un acto de consciente complicidad de un suboficial de la FACH, que cambiaría su clasificación de peligrosidad dispuesta por sus interrogadores. Él es Silvio, el mismo que relata un instante del combate en La Moneda, inmediatamente posterior al bombardeo:

Ese es el momento, cuando al Manque le llega una ráfaga que lo tira contra la pared de atrás. Para mí, fue súper impactante porque era mi amigo y lo veo que sale disparado con una ráfaga de ametralladora, seguramente de uno de los tanques. Me giro, y veo que está apoyado con la cabeza contra la pared, tiene el estómago abierto y las tripas afuera y su arma queda caída. En ese momento tuve que tomar una decisión, mi dilema era si lo ayudaba o seguía combatiendo, lo volví a mirar y para mi estaba muerto. Dejé a mi amigo y seguí combatiendo como loco, no sé, cuánto fue el tiempo que pasó. Sentí que el tiempo se detenía. Manque no gritó nada… nada.

Ha caído la noche en Santiago y el Chino, Javier Bertín es parte de una estructura mirista dispuesta a resistir en el territorio del Cordón Cerrillos. El Chino es cercado por una patrulla de la FACH y los enfrenta lanzándoles una granada casera, que en los primeros minutos ni siquiera explota. Es reducido de dos balazos de fusil, y ya detenido es entregado a la comisaría de carabineros más cercana, como él lo testimonia:

Cuando vamos caminando el Sargento me dice: …pucha cabro para que siguen en esto si la cosa ya se dio vuelta, Allende murió…casi como un papá… y yo le digo… con nuestra mentalidad de trabajo en F… no, si todavía hay capacidad de lucha, los trabajadores y ustedes que tienen las armas, en lugar de estar con los poderosos deberían estar con sus hermanos, y el Sargento me mira y me dice: tu eres del MIR no? Y recién en ese momento me pego la cachá que las cosas han cambiado un poco en Chile y le digo: no, yo soy de izquierda…no me dice él, tú eres del MIR. 

Para el Chino, más tarde vendrá la cárcel y un Consejo de Guerra. En ese lugar de Santiago cuando ya es de noche, las patrullas de la FACH aún respetan ciertos procedimientos que Carabineros de La Legua no aplicaría algunas horas antes, cuando encontró herido y botado en la calle a Eduardo Ojeda Disselkoen , León y optar por rematarlo.

Esa desesperada resistencia está representada en Enérico García custodio de la Comisión Política del MIR, quien protegerá en la retirada a Miguel Enríquez y los demás integrantes de su dirección, en los momentos que rompían un cerco en la industria Indumet, donde los partidos intentaban a destiempo coordinar el rescate de Allende. Hay heridos en los enfrentamientos y allí estará la enfermera Celsa Parrau, militante socialista que se queda a prestar primeros auxilios en esa fábrica. Pronto, será apresada y estará entre las 100 mujeres que la noche del 11, estarán prisioneras en el Regimiento Tacna.

Patricio Quiroga , formara parte de la Columna de Agustín que saldrá del Estadio de Avenida La Feria-Cormu. Recogimos los testimonios del Teniente Carlos Pérez Tobar del Regimiento Buin, que al retornar con su Compañía de una misión, que sólo era una estratagema de inteligencia para neutralizarlo frente al golpe, ser apresado y luego ser objeto de atroces torturas durante meses.

Opté por que nuestros entrevistados fueras muy heterogéneos, cuidando sólo un rasgo común: haber sido protagonista de actos armados ese día 11. Por eso entrevistamos también a personas con roles tan distintos como Andrés Pascal Allende, que esa mañana irá a buscar armas a la Embajada de Cuba y posteriormente estará junto a Miguel en la industria Indumet o el Subteniente Santiago Bulnes, oficial constitucionalista asignado al Comando de Aviación, que también sería sacado del escenario del golpe y que terminaría asilado en la Embajada de Holanda, luego de asilar perseguidos políticos, escudado en su uniforme de campaña. La única excepción al criterio anterior seria Soledad, la hija de Bruno, Domingo Blanco, apresado en la Intendencia cuando acudía con refuerzos y Alejandro, el hijo de Aníbal, Juan José Montiglio, ambos cuadros de jefatura del dispositivo. Considere que entrevistarlos era también una forma de acto reparatorio, extensible a muchos hijos, que además en el caso del GAP, nacerían cuando sus padres ya eran detenidos desaparecidos o ejecutados.

 

El desfile de militares ante el ministro Carroza

 

Posteriormente y en momentos en que había avanzado mi plan de entrevistas, durante el 2012, me llegaría desde manos amigas los tomos de la investigación judicial por la muerte del presidente Salvador Allende a cargo del Ministro Mario Carroza. De inmediato al conocerlo asumimos que con ese material, se transformaba el propósito del libro, desde las entrevistas iniciales… a buscar que calzaran en un amplio perímetro, los movimientos de las tropas con los testimonios de los combatientes sobrevivientes. Porque por primera vez, de manera sistemática, teníamos las voces de muy diversos oficiales de Ejército pertenecientes a los diversos regimientos que cercaron y asaltaron La Moneda. Ahora, los pañuelos naranjos y los brazaletes blancos con tortugas, contraseñas de los golpistas ese día, se corporizaban en un capitán o un mayor con nombre y apellido.

Varias docenas de ex oficiales, durante el 2011 debieron concurrir a prestar declaraciones judiciales sobre sus roles ese día, cuando eran hombres de 22 a 35 años, tan jóvenes como los defensores de La Moneda o los que cruzaban Santiago con autos cargados con armas esa mañana. Ciertamente, no ignorábamos que el carácter de ser una declaración judicial podía restarle significación a sus dichos, sin embargo para nuestro objetivo eran valiosos insumos a la hora de componer el rompecabezas de la operación militar del golpe.

Para esta investigación, esas confesiones de subtenientes, tenientes, capitanes y mayores tienen el mérito que son prácticamente lo único existente ante el silencio institucional sobre cómo se hizo operativamente el golpe. Antes, sólo habían estado disponibles vaguedades u apuestas ególatras de los generales Pinochet, Brady, Baeza, Palacios, Leigh, Díaz Estrada etc. Desde esas nuevas declaraciones judiciales relacionadas con otras fuentes documentales y audiovisuales, además de nuestros entrevistados, nos fue posible inferir planes, órdenes y tensiones de los mandos durante el transcurso de esas tensas horas.

Al finalizar este trabajo quedaría más convencido que en la FACH, las órdenes del general Leigh respecto del secreto de las identidades de los pilotos que bombardearon objetivos en Santiago, han estado siempre vigentes. En sus declaraciones ante el magistrado el ex general Fernando Mathei justificaría ese secreto, como protección mínima ante la posibilidad de venganza de los mecánicos de los Hawker Hunter.

También, en el mismo proceso quedo registrado el careo entre la periodista Mónica González enfrentando a Rufián, nombre de combate del ex Comandante en Jefe de la FACH Fernando Rojas Vender, luego de revelar su identidad y misión. Después del 2000 todas esas identidades se conocerían, por más que el Alto Mando institucional insistiera todavía el 2011 ante el magistrado, que no tenía ningún documento ni registro al respecto.

Es válido preguntarse. ¿Cuántas veces el general Rufián debió concurrir al Palacio de La Moneda por actos oficiales? Departió en los mismos en los mismos salones que había bombardeado con los cohetes SURA…Esa era también otra postal de esta transición, caracterizada por su infinita prudencia y generosidad.

 

Las preguntas para ese día

 

En el curso de esta investigación periodística me formule decenas de interrogantes y fueron esas las que he buscado responder o al menos aproximar para armar las acciones de guerra y resistencia de ese martes 11.

¿Cómo fue posible que el golpe se demorara tan pocas horas en imponerse en Santiago? ¿Qué sucedió con todos los preparativos de las diversas orgánicas de la izquierda o era sólo retórica? ¿Más allá de La Moneda en qué otros lugares hubo resistencia a la ocupación de la ciudad por las tropas terrestres? ¿Cuántas fueron las bajas militares? ¿Cómo incidió el temprano repliegue dispuesto por la dirección del PC? ¿Qué sucedió con las armas tan esperadas y que nunca llegarán a fábricas, centros de estudio y viviendas? ¿Quiénes fueron los francotiradores que desde muy diversos lugares del centro hostigaron a las tropas del general Javier Palacios causándole significativas bajas? ¿Cómo iba el Presidente en ese veloz trayecto? ¿Por qué el cadáver del Presidente estaría en exhibición a todo quien deseara verlo durante casi tres horas? ¿Qué sucedió con los Cordones Industriales? ¿Qué pasó al interior de Carabineros esa mañana en el perímetro del cerco? ¿Cómo incidió en los enfrentamientos la ausencia del Regimiento Buin y el retraso de las tropas provenientes de la Escuela de Infantería de San Bernardo? Y decenas de otras…

La gesta del pronunciamiento militar, quedaría borrada de los museos militares, carente de documentación y antecedentes para los investigadores de todo tipo: periodistas, jueces, historiadores, tesistas etc. Salvo testimonios muy acotados o la versión oficial construida por Pinochet para acrecentar su rol, el día 11 de septiembre todavía permanece huérfana de una versión oficial que revele la apreciación de la situación y la orden de combate, base de toda operación militar, más aún si se trata de esta magnitud.

El Estado chileno, nunca se ha planteado juzgar a los autores uniformados del golpe, mucho menos a sus instigadores civiles, que hicieron su acumulación originaria. En Chile, no sólo no ha habido desclasificación luego de 40 años, sino todo lo contrario, el ocultamiento ha sido y es la norma y eso continúa hasta el presente, más allá de meras declaraciones y algunos actos simbólicos.

En Chile a diferencia de muchos países europeos, es aún infrecuente que se asuma: fui un resistente… estuve en la Resistencia y que ello se traduzca de inmediato -al menos en la mayoría de los casos- en motivo de orgullo y reconocimiento social. Aquí, la dictadura instalo los conceptos de subversivo y terrorista y esos han perdurado en el tiempo. Quizás, ello explica que transcurridos 40 años aún existan personas, que por razones de trabajo o familiares, aún no se decidan a compartir sus experiencias resistentes, particularmente armadas en las que participaron ese día y durante los 17 años siguientes.

La forma en como se ha contado el día del Golpe, ha estado muy determinada por la fuerza y bestialidad de la intervención terrestre y aérea. Por la barbarie. Los bombarderos Hawker Hunter destrozan el palacio de gobierno…los prisioneros son obligados a tirarse en la calle, mientras un tanque amenaza con destrozarlos vivos, etc. O sea, la condición dominante ha sido la de manos arriba…las posturas encuclillados, los ojos vendados…sin duda todo eso sucedió, pero no puede entenderse como mera casualidad el que junto con destacar eso…fuera del cuadro queden centenares y miles de pequeños actos de resistencia en La Moneda y fuera de ella. Porque era muy distinto ser asumido sólo como una víctima, digerible en la lógica del consenso y la transición a reivindicarse…además como un activo resistente. Porque los combatientes-rehenes de La Moneda o La Legua, también tenían pleno derecho a que se respetaran sus derechos humanos.

 

Un nuevo escenario para la memoria

 

Y en este nuevo clima de cuanto contar y decir las movilizaciones del 2011 han sido determinantes. No fue casualidad ver en las multitudinarias marchas estudiantiles y sociales de estos años a actores personificando a Salvador Allende y Miguel Enríquez u otros personajes históricos. Ellos podían pasearse entre los manifestantes y aún más, mucha gente les pedía tomarse fotografías, aunque ello fuera paradojal respecto de otros dirigentes políticos o parlamentarios que intentasen asomarse a esas movilizaciones. ¿Qué reivindicaban los jóvenes en esos liderazgos? O dicho de otra forma ¿Que habían tenido, hecho o dicho ellos, que les faltase a los líderes actuales? Recuerdo que la misma pregunta me la planteé luego de los funerales de Gladys Marín, que seguramente han sido en su tipo una o la más masiva manifestación de duelo en estos casi 23 años.

Y creo que en estos tres ejemplos de líderes, especialmente desde los jóvenes y de quienes participamos de esas movilizaciones se reconocía la consecuencia, el compromiso y la entrega más allá de lo individual y su suerte. Y me detengo en la consecuencia, porque es un valor deteriorado y desgastado en nuestro ambiente político, tan enredado de intereses y medias aguas.

Y por cierto este es un libro transversalmente de Salvador Allende. Emergiendo como el jefe cercano y fraterno preocupado de los regalos de Pascua de los niños y niñas de Tomás Moro, o viendo películas de pistoleros en El Cañaveral junto a sus amigos de la vida y de la muerte. O siendo el presidente-doctor acompañando a Elena Araneda, la Nena al Hospital San Juan de Dios en busca de un diagnóstico certero y una pronta hospitalización.

Julio Soto fue el conductor del Auto 1, esa mañana en que junto a otros vehículos acompañarían al Doctor al que sería el lugar de su despedida y de su muerte. Julio en la Escolta será Joaquín y le correspondería comandar al grupo de conductores del GAP que desde lo alto del Ministerio de Obras Públicas hostigarían a las tropas del cerco. Será el mismo Joaquín quién recordará que el Presidente a poco de subirse al Fiat 125 le diría: compañero se ha alzado la Marina, corra!!…tenemos que llegar antes que los marinos.  

Pero en todo esto, hay también otra derivada. El cuestionamiento al modelo económico, a sus consecuencias concretas en la felicidad de las personas y de las familias fue asociándose particularmente desde los estudiantes al cuestionamiento a la forma de transición pactada. En el 2011 los estudiantes darían el campanazo para cuestionar lo que parecía inamovible. Creo que ello revelaba que esas generaciones post golpe, no tenían ni tienen la misma carga de prudencia, y lo escribo así por no decir francamente temor o terror, que nosotros los más viejos llevamos marcado en nuestros cuerpos y vivencias.

Me propuse en esta crónica inventariar actitudes resistentes en esas primeras horas de ocurrido el golpe de Estado. Y las encontramos en el relato de Milton Silva, uno de los GAP que le disparará al helicóptero Huey de la FACH con una ametralladora Punto 30, en la defensa de la residencia presidencial de Tomás Moro, estando aún la Tencha en su dormitorio. Encontramos actos de resistentes en Mapocho, en un grupo parapetado en el Campamento Hasta la Victoria Siempre que hostiga en las primeras horas de la tarde a camiones de la FACH, con precarias armas que incluso se recalentaban una vez empleadas. Mientras, en muy diversos edificios del centro de Santiago, francotiradores de cuello y corbata hostigan a la tropa, que arriba de los tanques M 41 o camiones mira hacia arriba buscando descubrir el balazo que hirió a su compañero.

Por último, ya al final de nuestra investigación se haría evidente, que los tenientes que habían cercado y asaltado La Moneda, en su inmensa mayoría se habían convertido en generales después del 90. El contrasentido sería un inexistente reconocimiento desde el Estado para Juan Seoane, el Jefe de la Escolta de Investigaciones que había permanecido junto a sus hombres con el Presidente o el largo y tortuoso camino de los ex miembros del GAP para ser reconocidos como exonerados.

 


 

 

Lefxaru Nawel: “El fracking viene a empeorar la contaminación” en territorio Mapuche


 

 

 

logod-press

 

miércoles, 21 de agosto de 2013

neuquen_lefxaru_nawel_fracking_empeora_la_contaminacin.jpgLefxaru Nawel vive en Neuquén y está en permanente contacto con las comunidades Mapuche en la zona de Vaca Muerta. Además de concientizar sobre lo dañina que es la explotación petrolera, ejerce como prensa de la Multisectorial contra la Fractura Hidráulica. El joven Mapuche conoce mucho de la realidad de las comunidades que ya están padeciendo las consecuencias del fracking y en esta entrevista pinta la realidad que sufre el Pueblo Mapuche en el Sur.Hace unas semanas Chevron comenzó a defenderse de los ataques de los ambientalistas y anti fracking. Sabemos de la postura en los medios, pero ¿cuál es la postura que toma con ustedes?No hemos tenido ningún de dialogo, ni lo queremos tener. Lo que estamos diciendo es que rechazamos su presencia aquí y es una determinación que hicimos pública en el último año nuevo mapuche. Nos hicimos presentes con integrantes de la comunidad de los principales pueblos ecuatorianos, afectados por Chevron. Junto a ellos sacamos un texto llamado “Chevron, prófugo de la Justicia” , que intenta garantizar su impunidad a través de las inversiones aquí en Argentina.¿Ni Chevron, ni YPF se encargaron de responder ese documento?No, y el gobierno provincial tampoco nos habló hasta que tomamos los pozos. Ahí empezó el diálogo, que en principio estaba negado. Niegan la existencia de las comunidades como hacen siempre. Somos la única provincia del país que todavía no ha puesto en marcha su reglamento territorial.¿En qué nivel de avanzada se encuentra la explotación en las bases de Vaca Muerta?¿Se toman las medidas de seguridad o YPF no controla como debe?Vaca Muerta es una formación geológica que abarca más de un tercio de la provincia de Neuquén, que llega a Mendoza, Rio Negro y La Pampa. Es muy extenso. En el caso de Loma La Lata norte y Loma Campana, es un área que está totalmente devastada por la explotación anterior a la hidrofractura, la del petróleo y gas convencional, llevada a cabo desde los 90 y antes también, por empresas como Shell, Total o la misma Chevron. Son muchas las empresas multinacionales que están acá y es tanta la irregularidad que no hay ningún control. Los pozos que tomamos en julio no cumplían con la normativa vigente. Deben evidenciar mediante un cartel con la nomenclatura que posee el pozo y la matrícula ambiental, que es justamente el control. Que no lo tengan quiere decir que la provincia no está haciendo control y esos son pozos convencionales. Hace tres semanas explotó un pozo de gas, hace una semana hubo un derrame de 70 mil litros de crudo a la superficie terrestre y eso es algo gravísimo. Es una situación que es irreparable, que es insostenible para nosotros y que ahora se viene a agravar con la hidrofractura de la mano de Chevron.neuquen_lefxaru_nawel_fracking_empeora_la_contaminacion_1.jpg¿Cuáles son las comunidades que viven cerca de Vaca Muerta y cuál es el derecho que tienen sobre la tierra?Hay muchísimas, debido a la extensión del terreno. En el caso de la concesión de Chevron, hay tres comunidades y ellos tienen el derecho de preexistencia, que es el hecho que ampara a todas las comunidades indígenas del país y el hecho de ser preexistente convierte a la propiedad en una comunitaria y deben usarla los que la estaban usando hasta el día de hoy.¿Podrías describir cómo es vivir rodeado de explotación petrolera?Principalmente hay mucha contaminación, no solamente del agua, sino también del aire, de la tierra y auditiva. Es algo para destacar que la mayoría de las familias están contaminadas por la explotación convencional. No son tierras que van a venir a contaminar, ya están contaminadas y ahora se vendrá a empeorar la situación. Quiero destacar que además del agua, la contaminación del aire y muchas enfermedades son producto de la inhalación permanente de los metales pesados y es algo que de a poco va empeorando los pulmones y aparato respiratorio. Tarde o temprano terminan acabando con la vida de las personas a muy corta edad.La contaminación del agua es una de las cuestiones que más preocupa. Distintos especialistas dicen que se pueden utilizar hasta 12 millones de litros o más. ¿Existe algún tipo de inconveniente hoy día con el agua a poco del inicio de las perforaciones?Para darte un ejemplo del agua que se utiliza, en el primer pozo que se abrió en Latinoamérica se utilizaron se utilizaron 30 millones de litros. Fue aquí en Neuquén y hoy día en esa comunidad no pueden tomar agua porque es de pozo y las napas están contaminadas. No tenemos red corriente de agua y la de pozo no se puede utilizar más. Encima el estado no se encarga de dar provisión de agua a la comunidad.Cuando van con estos cuestionamientos a YPF y Chevron, ¿existe una promesa de reconversión de esa agua que permanece estancada?¿Será utilizada para perforaciones o puede reutilizarse para el consumo humano?Que alguien diga eso es una falacia. Es una mentira gigante. Lo que se habla es la reconversión parcial y secundaria, pero no vemos donde está la planta que se encargará de eso.La promesa de instalar una planta recuperadora del agua para reutilizarla en distintas actividades, ¿no se cumplió?No se llevó a cabo, pero la explotación ya empezó. No sabemos dónde están llevando los residuos de la hidrofractura y dónde se tratan. Por otra parte es una gran mentira lo que dice el gobierno provincial, que utilizará el agua para riego y eso es imposible. Una mentira de semejante calibre cuando aún no existe la tecnología y no existe el control hacia las petroleras de la explotación. No existió nunca, ni en la década o más, que llevan de explotación convencional y no lo van a hacer ahora porque son parte del negociado. Las principales empresas de remediación, son las mismas que causaron la explosión en Plottier y son regenteadas por la familia Sapag.neuquen_lefxaru_nawel_fracking_empeora_la_contaminacion_2.jpgEn marzo del 2012 falleció Cristina Linkopan, aparentemente por el mal estado del agua. ¿Podrías explicar cómo fue y si se realizó la autopsia para determinar con exactitud el motivo de la muerte?Ella falleció por un paro cardiorespiratorio y tenía una afección pulmonar. Vuelvo a insistir, más allá del agua, que es un problema gravísimo, el aire también lo es. Porque por la experiencia hecha en otras personas, está constatado que los metales pesados entran por la respiración y en este caso no hay ningún tipo de medición más allá de la que hizo en el 2009 la justicia federal que demuestra que el aire acá está contaminado.No me quiero poner en abogado del diablo, pero cuando las empresas petroleras se defienden lo hacen mostrando que no hay pruebas que esa muerte fue por causa de la contaminación. Ellas hacen oídos sordos, pero ¿ustedes mantienen que la muerte de Cristina fue por la explotación?Es lógico, las empresas no lo van a reconocer. Chevron es responsable de miles de muertes en Ecuador y se ha ido sin pagar. Lo grave es que no sólo Cristina, sino toda su familia está contaminada y no hay ningún tipo de laboratorio confiable en la zona. Estamos hablando de empresas muy grandes y que tienen una capacidad de presión y de soborno económico gigantesco. No hay posibilidad y es lo que denunciamos, que ante tanto no haya un instituto o una oratoria que nos de confiabilidad no vamos a permitir que se haga ningún tipo de análisis.Tanto YPF como Chevron prometieron desde el arranque de la explotación que iban a presentar informes de impacto ambiental acerca de la actividad. ¿Tuvieron acceso a los mismos?Eso es otra cosa que denunciamos. El gobierno provincial mediante un decreto ha eximido a las empresas de presentar un estudio de impacto ambiental. Basta con un informe privado, que sólo se presenta a la provincia, y no hay ningún estudio público de ningún pozo. Eso es lo que estamos negando y es uno de los causales por las cuales no vamos a permitir que se haga un pozo más. Además nos ha llegado a nuestra mano un contrato que ha hecho la Secretaría de Ambiente de la provincia con Chevron en el año 2010 por el cuál la empresa queda eximida de cualquier responsabilidad ambiental desde que reciben la concesión.Entonces entre el gobierno de Neuquén y Chevron hay contacto y el gobierno sólo pide informes privados. No se puede saber la profundidad o veracidad de los mismos.Tal cuál, no hay ningún tipo de control. No hay información pública, que debe serlo por un hecho constitucional. Todos los recaudos ambientales no se están tomando por una arbitrariedad de la provincia.neuquen_lefxaru_nawel_fracking_empeora_la_contaminacion_3.jpgUna cosa es no confiar en Chevron, una multinacional extranjera, por sus problemas en Ecuador. Pero otra distinta es no confiar en YPF. ¿Confían en su capacidad para controlar que no exista contaminación?No se trata si confiamos en las petroleras. Nosotros no confiamos en el gobierno provincial, que es el órgano de control y el que tendría que poner en práctica el consentimiento libre, previo e informado. Acá Chevron no es sólo Ecuador, es lo que está haciendo en El Trapial. Por las mismas causales que se le expropió a Repsol, se le tendría que haber expropiado a Total y Chevron, que son de las principales aliadas del gobierno. Ahí se caen los argumentos porque cuando se toman tres años para hacer el informe por el cual se expropian las concesiones a Repsol, en ese ranking de peores empresas que han dejado caer la producción y las reservas la peor era Total, con más del 60 por ciento de caídas, seguida muy de cerca por Chevron y recién en tercer lugar estaba Repsol. Se está permitiendo el saqueo de los recursos desde hace décadas, a consecuencia de la salud nuestra y ahora quieren traer esta metodología que está probada que es contaminante sin ni siquiera presentar un plan de mediano y largo plazo de cuál será la reconversión de la matriz productiva local y regional. No se nos dice cómo vamos a vivir acá.En su momento estaba la idea de elevar a consulta popular la explotación de shale gas e hidrocarburos no convencionales. ¿En que quedó esa idea?Esa no era una propuesta nuestra. Nosotros queremos la moratoria: que se detenga la hidrofractura hasta tanto y cuanto no se presente un estudio de impacto ambiental, hasta que no se diga a toda la población cuál será la reconversión de la matriz productiva, cuál será el modelo de desarrollo a seguir en una provincia que ha explotado irracionalmente los recursos naturales, que ha agotado las reservas y que hoy nos dice felizmente que explotarán las últimas reservas a costa del agua, el aire, la tierra y la salud de la población. Esta es nuestra convicción. Es inadmisible esta realidad. // La Broken Face

 

LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL EN CHILE


 

ARMANDO ROMERO

LOG

 

La elección presidencial en Chile está marcada, por el control hegemónico del duopolio de los partidos de la Alianza y el llamado pacto por la Nueva Mayoría.  Por otra parte, del universo electoral sobre el sesenta por ciento no participa del voto en las urnas. Produciéndose una distorsión de la representatividad  del candidato que resulte electo.

 

Los nueves candidatos inscritos  hacen improbable una elección en primera vuelta, obligando a una segunda vuelta electoral…en este escenario obligaría a establecer  pactos políticos, que estará marcado por  los equilibrios alcanzado en el congreso. De ahí los gestos de blindaje por  parte de Bachelet al candidato  Giorgio Jackson, asegurando el apoyo de los líderes emergentes de las movilizaciones estudiantiles, aunque esto no represente hoy al movimiento de estudiantes movilizados.

El PC no sólo es parte de la Nueva Mayoría, está presente con su candidato tapado. Marcel Claude apoyado por el PH y el MPMR, organizaciones instrumentales controladas por el partido comunista. El movimiento Todos a La Moneda, con el eterno dirigente sindical  Luís Mesina  de la Confederación de Trabajadores Bancarios, donde convergen otros movimientos y grupos de escasa representatividad, que aspiran a cargos en el Core.

Marco Enríquez-Ominami, del Partido Progresista, debería alcanzar la tercera mayoría, logrando algunos cupos en el parlamento. Su apoyo en una segunda vuelta a Bachelet, estará prácticamente asegurado, lo que debería ser suficiente para lograr un segundo periodo presidencial. Estableciendo un intricado escenario político…que no asegura la estabilidad de gobernabilidad, los movimientos sociales están llamados a generar grandes cambios, que pasan por la movilización.

Roxana Miranda con el apoyo del mundo poblacional, la base social del Partido Igualdad, es toda un desafío de lograr captar los votos, de quienes están contra el modelo neoliberal…lo que no se puede negar, que lograra poner en la agenda temas, que la clase política no aborda en sus programas.

Los ecologistas con  Alfredo Sfeir, que usan las elecciones, como un medio para dar a conocer al país, temas que los medios de prensa no contemplan en sus pautas informativas.

La derecha está más cohesionada por los mismos intereses, con sus pugnas internas que son bien conocidas.  Franco Parisi y Ricardo Israel, no tendrán mayores problemas en dar su apoyo en una segunda vuelta a la candidata Evelyn Matthei.

Michelle Bachelet, del pacto Nueva Mayoría, tiene cierta ventaja que no le asegura nada. Su viraje en temas que han sido colocado, por las movilizaciones sociales y estudiantiles, obedece más al oportunismo, al mantener cuotas de poder. No considerando el gran rechazo a la clase política, existente en la verdadera mayoría, los excluidos del modelo, los que están movilizado no solo en las calles, sino en los territorios poblacionales, en los colegios, en las universidades y otros espacios populares,

Desde Wall Mapu un pueblo que comienza a unirse, para luchar como nación mapuche, no sólo para recuperar las tierras usurpadas, a manos de los poderosos que financian las candidaturas de Michelle Bachelet y Evelyn Matthei…el pueblo mapuche enfrentado a la brutal represión y persecución por  parte del Estado de Chile. No reconoce a ningunos de los candidatos a estas elecciones, más allá del oportunismo y demagogia de cierto candidato, que pretende usar como plataforma las movilizaciones sociales y estudiantiles.

 

file_20130220113030

Rawson en la memoria viva de los pueblos


 

armando romero

 

Dedicado al compañero

“El Viejo” Lucho

militante del MIR

Militante del PRT

 

 

 

images (3)

 

 

 

En una conversación alrededor de una fogata, en un colegio en toma…una joven me preguntaba quien fue Santucho…se genero un interesante dialogo con estos estudiantes…le respondí desde mi vivencia, prestando atención a que motivaba esa curiosidad…hoy otra persona me abordado por las redes sociales, con preguntas que parecen desbordar, mucho más allá de la  simple curiosidad…esto motivo recopilar y buscar en los recuerdos de ese tiempo.

Estando en México nos encontramos con Enrique Gorriaran Melo, la conversación nos llevo a recordar esos años, hablamos de los amigos, de la lucha de nuestros pueblos…se explayo sobre la vida de Santucho…fue una noche compartida, donde los recuerdos pintaban nuestros sueños revolucionarios.

 

Sus camaradas lo llamaban Robi, pero en la historia de las luchas revolucionarias de América Latina siempre será Mario Roberto Santucho Juárez. Nació el 12 de agosto de 1936 en Santiago del Estero, Argentina, y murió de once balazos el 19 de julio de 1976, en Villa Martelli, provincia de Buenos Aires.

“…sos la encarnación de Satanás, para los poderosos. Te animaste a la pelea desde la minga santiagueña a las grandes fábricas, sembrando partido, ejército y frente político de masas. Nos dotaste de una estrategia para crecer de lo pequeño a lo grande y no te alcanzo la palabra gobierno, si no que escribiste poder para los oprimidos y felicidad para el pueblo…”

En Chile estábamos atentos a lo que pasaba en Argentina, nos sentíamos identificados con esa lucha de los compañeros…

El 15 de agosto de 1972, en la postrimería del gobierno dictatorial del general Alejandro Agustín Lanusse, veinticinco presos políticos pertenecientes al PRT-ERP (Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejército Revolucionario del Pueblo); las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) y Montoneros, se fugaron del penal de Rawson en la provincia de Chubut. Seis de ellos lograron llegar al Chile.

…en  esa conversación en México, Gorriaran Melo hacía referencia a lo que era ese penal…” La cárcel de Rawson, una de las más seguras del país, comenzó a relacionarse con la represión política poco después del Viborazo de marzo de 1971, cuando el gobierno militar trasladó ese penal a los detenidos durante la rebelión popular cordobesa.

En abril de 1972, alrededor de 200 prisioneros políticos compartían seis pabellones colmando prácticamente la capacidad del penal. En las inmediaciones, una base aeronaval con 600 soldados, dos aviones de reconocimiento, una compañía de Gendarmería con refuerzo de Ejército estacionada a cinco cuadras de la prisión, 500 efectivos de la policía provincial y una delegación de la Policía Federal, además de los 60 hombres del Distrito Militar de Trelew y la Base Naval de Puerto Madryn, con helicópteros a 60 kilómetros de Rawson, y la octava brigada del V Cuerpo de Ejército en Comodoro Rivadavia…”

Las crónicas de esa época informaban en vivo…las radios fueron las primeras en dar la noticia…a las horas los teletipos informaban al mundo…desde Punta Arenas se escucharon las primeras noticias en Chile, vía comunicación telefónica se informo a Santiago.

<<<”(…) Cerca de las 18 horas, a medida que se cumplían las últimas tareas previas de cada pabellón, los combatientes convergían sobre las rejas entonando una canción salteña, "la de Luis Burela" que recuerda la historia de los primeros montoneros de Güemes. A las 18.24 horas, llegó desde afuera el aviso de que estaba en camino el avión previsto, era el límite máximo de espera y ya se estaba por levantar la operación, los guerrilleros coparon todo el interior del penal (cuatro puestos centrales que controla respectivamente dos pabellones cada uno), la sala de biblioteca, aulas, cocina, enfermería y sobre todo dirección y la sala de armas. Luego un grupo de vanguardia llega hasta la caseta que controla la entrada al penal donde se produjo el único enfrentamiento armado en el que resultó muerto un guardia cárcel, y finamente los otros dos puestos de muralla que controlaban el frente del establecimiento penitenciario.”>><

Para copar un penal de máxima seguridad, no sólo se requiere organización y decisión…tener huevos y los argentinos los tenias a raudales…las compañeras ovarios a regalar.

…, Quieto, Osatinsky, Santucho, Mena, Gorriarán, Vaca Narvaja, ocupan el auto que trae el apoyo externo.

 

“…La camioneta y los dos camiones previstos no llegaron.

Se intentó llegar al aeropuerto en remises de Rawson que fueron abordados por los otros 19 de la "vanguardia". Antes de irse Bonet volvió a la caseta de entrada al penal para informar que no había camiones y que sólo fugaría la vanguardia y recordó la forma en que se había previsto la entrega del penal en caso de derrota.

Los 19 tuvieron un camino accidentado y llegaron cuando el avión ya decolaba. Los que quedaron en el penal, con solo un par de FAL lo mantuvieron en sus manos hasta que se garantizó el respeto a sus vidas. Luego, al entregar el establecimiento a las fuerzas de Ejército y Gendarmería fueron encerrados en cada celda del pabellón 7. Una ráfaga de FAL que erró por milímetros a dos combatientes rendidos fue el inicio de la etapa de más abierta represión.”

trelew_gde2

“…, a las 3.30 de la madrugada del 22 de agosto, el capitán Sosa le pone a Haidar la pistola en la cabeza para que apoye la barbilla contra el pecho y mire al piso. Haidar piensa que el marino está loco, y alcanza a comentarlo con Kohon. Después las ráfagas de Sosa, Bravo y Marchard, se abatieron sobre los guerrilleros. Sosa, Bravo y el teniente Fernández recorrieron las celdas rematando a los caídos y matando a quienes ni siquiera habían sido alcanzados, como Delfino o Kohon.trelew_gde1

Seis horas más tarde recibieron atención de enfermeros, y recién al mediodía la de médicos. En ese tiempo murieron Astudillo, Kohon, Polti y Bonet.”

Santucho era un planificador por excelencia, jamás se daba por vencido…”
Al saber de su traslado a Rawson, Santucho conversó con Agustín Tosco la posibilidad de la fuga de Rawson. "Che gringo, ¿cuántos kilómetros hay del penal de Rawson al aeropuerto más próximo?", dijo Santucho. "
Ni se te ocurra, Negro, es imposible fugarse de allí, ni con un submarino ruso", respondió Tosco.”

Los sindicalistas presos habían decidido no participar en la fuga. Los primeros en alcanzar la puerta fueron Santucho, Menna, Osatinsky, Vaca Narvaja, Gorriarán Merlo y Quieto.

Los 19 guerrilleros restantes, que habían logrado salir, llamaron desde la guardia del penal a taxis y remises. Llegarían al aeropuerto de Trelew con un retardo fatal. 
Santucho y el primer grupo entraron al aeropuerto cuando el avión de Austral -un BAC 111 con 96 personas a bordo- estaba carreteando. Santucho cruzó la pista corriendo junto a Vaca Narvaja que, disfrazado de mayor del Ejército, hizo señas al avión para que parara. De la torre de control no entendían lo que estaba sucediendo. El avión se detuvo en ese momento porque los guerrilleros que habían subido antes en Trelew -el estudiante de Medicina Alejandro Ferreyra Beltrán (ERP); la maestra Ana Wiesen (FAR) y Víctor José Fernández Palmeiro (ERP)– ocuparon la cabina y amenazaron al comandante de a bordo. Los primeros seis guerrilleros subieron, y ordenaron esperar unos minutos. Desde la torre de control del aeropuerto ya se había avisado a un avión de Aerolíneas Argentinas próximo a llegar, que no aterrizara. El piloto del BAC 111 intentó resistirse. Dijo: "No hay combustible para llegar a Puerto Montt". Encañonándolo, Santucho respondió: "Pues habrá que llegar igual".

 A las once y cuarto de la noche, el 15 de agosto de 1972, los diecinueve combatientes que no habían podido evadirse de Trelew entregaron las armas en la rotonda del aeropuerto, antes dieron una inusual conferencia de prensa—fueron llevados en ómnibus a la base Almirante Zar. El capitán de corbeta Luis Emilio Sosa, jefe de las tropas de represión, les explicó que la medida era provisional y se tomaba porque la zona había sido declarada en estado de emergencia.

Una hora antes había aterrizado en el aeropuerto de Pudahuel, Santiago, el avión de Austral capturado en Trelew. Las carreteras de acceso a la capital chilena estaban cerradas por los carabineros y los periodistas eran mantenidos a distancia, para evitar todo contacto con los guerrilleros fugitivos.

…Santucho, Osatinsky y dos jefes policiales comenzaron a parlamentar en un salón central del aeropuerto de Santiago. La conversación duró seis horas y cinco minutos. El dialogo fue tenso y una cierta agresividad por parte de los policías…

*A las 5.20, hora de Buenos Aires, Santucho y Osatinsky informaron a sus compañeros -aún refugiados en el avión de Austral- sobre las negociaciones en el aeropuerto, parlamentaron otra vez con los jefes policiales y regresaron al BAC III. A las 5.45, los seis fugitivos del penal y sus cuatro ayudantes -Wiessen, Goldenberg, Ferreyra, Fernández Palmeiro- bajaron a tierra. Siete minutos más tarde, los pasajeros varones retenidos a bordo se reunieron en el vestíbulo con sus esposas e hijos, liberados cinco horas antes.

A las 8.08, los detenidos que mantenían bajo control el penal de Rawson se rindieron incondicionalmente a las tropas del general Betti. La prohibición de acercarse al penal era absoluta. A las 11, el periodista Horacio Augusto Finoli, de la agencia Associated Press, fue herido por un soldado cuando intentaba tomar fotografías…

El gobierno militar de Alejandro Agustín Lanusse reclamó en Chile la detención preventiva de los diez combatientes que habían pedido asilo, antes de que se iniciara el proceso de extradición. El canciller chileno Clodomiro Almeyda manifestó que su país consideraría el caso de acuerdo con sus leyes nacionales y con los tratados en común con la Argentina. Las agrupaciones chilenas de izquierda se movilizaron en Santiago para que Salvador Allende concediera un salvoconducto -a falta de asilo político- para que los fugitivos salieran rumbo a Cuba.

El 22 de agosto a las 3.30 de la madrugada los 19 prisioneros de la base Almirante Zar fueron acribillados, por una patrulla a cargo del capitán de corbeta Luis Emilio Sosa, y del teniente Roberto Bravo. Entre los muertos estaban la mujer de Santucho y Clarisa Lea Place. El gobierno explicó que se había tratado de un intento de fuga. Los tres sobrevivientes de la masacre lo desmintieron.

En Chile el MIR y el PS se movilizaron en las calles de Santiago para manifestar  el apoyo a los compañeros… Lanusse envió emisarios a Chile para solicitar la extradición de los guerrilleros prófugos. Intentaba juzgarlos como delincuentes comunes. Allende tenía dos opciones: poner a los evadidos a disposición de la justicia chilena por el delito de piratería aérea, en cuyo caso la Corte Suprema debía ocuparse del pedido de extradición del gobierno argentino, o concederles el asilo y un salvoconducto para viajar a Cuba como solicitaban los guerrilleros.

 Allende, en principio, no descartaba la primera alternativa por consejo de los jerarcas del PC. Zorrilla  le manifestó que la Corte de ninguna manera podía considerarlos delincuentes comunes…Allende sabía que el poder judicial le era totalmente hostil…

El gobierno chileno, encomendó al asesor jurídico de la presidencia, Juan Bustos, que les comunicara que él nunca los devolvería a las autoridades argentinas. En las principales ciudades de Chile se realizaron manifestaciones populares convocadas por el Partido Socialista y el MIR para exigir al gobierno de Allende que se les otorgara a los prisioneros el salvoconducto a Cuba. El partido Comunista se mostro contrario a esta salida diplomática y recomendó a Cuba no acoger el pedido de asilo.

El abogado Duhalde y su colega Gustavo Roca fueron testigos privilegiados de lo sucedido en Chile y de la decisión final de Allende de permitir la salida de los guerrilleros hacia Cuba…Duhalde en 1990 dio una entrevista a diversos medios periodístico y narro los  hechos, del cual fue testigo..

 

"El mismo día 15 de agosto, al enterarnos de la fuga, dieciséis abogados viajamos a Rawson. Fuimos, entre otros, Raúl Radizani Goñi, Rodolfo Mattarollo, Carlos González Garland, Rodolfo Ortega Peña y Pedro Galín. No pudimos tomar el avión porque los pasajes estaban reservados para el gobierno. Alquilamos dos remises para que nos llevaran. Nos pararon en todos los puestos policiales desde Bahía Blanca. Cuando llegamos la muerte se respiraba en el ambiente, estaba muy pesado. En seguida nos hospedamos en el mismo hotel que el juez Jorge Quiroga, quien intervenía en los hechos e integraba la Cámara Federal conocida como el Camarón, algunos de cuyos jueces tenían denuncias entre otros, de presenciar las torturas a los detenidos y tomarles declaración en esas condiciones. Pero él se negó a vernos. Esa misma madrugada presentamos un habeas corpus tirándoselo por debajo de la puerta de su habitación. El 16 de agosto Rawson era como un territorio ocupado. Tampoco pudimos entrar a la base naval Almirante Zar. Se nos unieron Mario Amaya e Hipólito Solar¡ Yrigoyen, radicales y abogados del lugar. No pudimos trabajar. Tuve el presentimiento de que la muerte rondaba sobre los prisioneros. Mario Amaya es detenido; intentamos realizar u na conferencia de prensa en su estudio de Trelew pero media hora antes de la hora convenida lo volaron de un bombazo. 
"Regresamos a Buenos Aires Con la certeza de que debíamos denunciar lo que después, trágicamente, sucedería. La situación de los presos en Chile, además, era muy difícil, así que nos dividimos las tareas. Ortega Peña permaneció en Buenos Aires para ocuparse de las defensas; Jorge Yampar, que años después será asesor del ministro del Interior Julio Mera Figueroa durante la presidencia de Carlos Menem, le envía un telegrama al ministro del Interior de Lanusse, Arturo Mor Roig, diciéndole que ante el peligro que corrían las vidas de los prisioneros en la base de la Marina, lo responsabilizaba de lo que pudiera pasarles. Un telegrama histórico, porque no es que la muerte fue casual sino que se advirtió que se mataría a los prisioneros. Vuela de otro bombazo, en Buenos Aires, la gremial de abogados donde Ortega Peña debía dar una conferencia de prensa. 
"En la mañana del 22 de agosto partimos hacia Chile Mario Amaya, Gustavo Roca y yo. El que nunca supo por qué venía y después se arrepintió toda su vidafue Andrés López Acoto, del Partido Socialista. Los abogados del Partido Comunista argentino se negaron a ir.”

 

“…llegado a Santiago nos registramos en un hotel, de ahí partimos para la cárcel pública…, Gustavo Roca y yo. Encontramos a los Presos hechos casi una jauría. Aparte de que les resultaba difícil entender que los tuvieran presos dado el régimen socialista, estaban exasperados porque les habían sacado la radio y porque alguien les había dicho algo de lo que había sucedido. Nos toco la triste misión de informarle de los fusilamientos de sus compañeros… del asesinato de la mujer de Santucho y de la compañera de Vaca Narvaja. Al resto de los fugados debíamos comunicarles el asesinato de sus mejores amigos…

 

"Estaban en un gran salón del primer piso, con rejas en las ventanas y una larga mesa. Algunos estaban parados. Me acuerdo de que Robi estaba sentado a la cabecera de esa mesa. Yo les digo que había habido una masacre de presos y termino diciendo los nombres de los muertos. Ahí cada uno reaccionó de manera diferente. Los más impulsivos, como Fernández Palmeiro o Gorriarán, gritaban, maldecían. Robi puso sus brazos cruzados sobre la mesa, apoyó la cara y quedó así por más de dos horas. No pronunció una sola palabra. Quedó como petrificado mientras a su alrededor los gritos llenaban el cuarto. Fue una escena desgarradora y aún hoy no sé qué fue más conmovedor: si el llanto y los gritos, o el silencio petrificado de Santucho. “

. “Luego de dos días, en la mañana del 25 de agosto, la secretaria de Allende nos llamó a Roca y a mí para invitarnos a almorzar. Cuando llegamos a La Moneda nos sorprendimos porque el almuerzo era con todo el gabinete. Era una mesa larga y solemne, como todas en esas ocasiones. Allende presidía la reunión. Nos dice que quiere que asistamos porque cada uno de sus ministros expondrá sobre la tesis de extradición o de encarcelamiento en Chile. La ronda la comenzó Clodomiro Almeyda explicando las dificultades serias que planteaba la situación para las relaciones bilaterales con Argentina, y aun con el resto de los gobiernos vecinos como Bolivia y Brasil. A suposición se sumaron todos los ministros, unos veinte, con una tibia diferenciación de Tomic y una decidida defensa en favor de la libertad de los guerrilleros, la única, del secretario del Tesoro, Antonio Novoa Montreal. 
"La comida ya había terminado y pensamos que las cartas estaban echadas. Tomó la palabra Allende, y dijo: "Chile no es un portaviones para que se lo use como base de operaciones. Chile es un país capitalista con un gobierno socialista y nuestra situación es realmente difícil Repitió, haciéndolos propios, todos los argumentos de sus ministros. Nosotros nos hundíamos cada vez más en las sillas.

De pronto, Allende dijo: ‘La disyuntiva es entre devolverlos o dejarlos presos…’. Hubo un segundo de silencio que Allende rompió con un puñetazo sobre la mesa: ‘Pero éste es un gobierno socialista, mierda, así que esta noche se van para La Habana’. ¡Se acabo mierda…acá no se encarcela a los compañeros.!

 No podíamos creer lo que escuchábamos; corrimos a realizar las gestiones con Cuba para que volaran esa misma noche. Una vez tomada la decisión, Allende nos solicitó tres cosas: que consiguiéramos una declaración de Perón condenando la masacre de Trelew y a favor de la liberación; también una declaración de condena a la masacre de los partidos políticos argentinos y de la CGT.

La tercera, que nos costó bastante conseguir, era que Vaca Narvaja se quitara el uniforme del Ejército argentino que aún tenía puesto. Cumplimos con todo. Ellos viajaron esa noche a Cuba, dejaron las armas y el uniforme que llevaba Vaca Narvaja para que fueran devueltos al gobierno argentino. Lo único que se llevaron fue una enorme llave, del penal de Rawson, que luego le regalaron a Fidel Castro. “

Santucho nunca creyó que el gobierno peronista podía liberar a los presos. Decía: Nosotros somos enemigos estratégicos, nosotros cuestionamos el sistema, el poder. No nos van a largar’. Era como una obstinada cuestión de principios que no le dejaba ver los matices. Sentía que si los dejaban en libertad les rebajaban la categoría de enemigos fatales."

Antes de partir para La Habana, Santucho recibió la visita de Beatriz Allende, hija mayor del presidente chileno, quien se había iniciado en las lides políticas en la Juventud Socialista y se sentía orgullosa de haber sido una de las primeras integrantes de las redes de apoyo al Che en Chile, entre 1966 y 1967. 
-Mi padre te envía su pistola, pa’ que te defendai. Lamenta mucho lo de tu compañera. Dice que no comparte el camino que elegiste para Chile, pero que jamás te olvides de ser fiel a tus ideas. Y que te abraza. Beatriz 
-Gracias. Dile a tu padre que lo respeto por su honestidad, su valentía. Y que deseo que el pueblo chileno pueda derrotar a los momios y al imperialismo. Defenderemos a Chile donde quiera que estemos -contestó Santucho. 

La misma noche del 25, dos horas antes de embarcarse en el avión de línea de Cubana que lo llevaría en vuelo directo a La Habana, Santucho habló con sus tres hijas, sus padres y su hermano Julio, que esperaban la llamada en un departamento de la calle Cangallo al 4000 en Buenos Aires. Quería explicarles personalmente a cada una de sus hijas la muerte de su madre. Estaba desesperado por la pérdida, pero con la tozudez del dolor volcada sobre la obsesión de continuar la lucha. La matanza, interpretaba, era la mayor muestra de agonía de la dictadura. Había que apretar el acelerador para terminar de voltearla.

Estas nuevas generaciones a diferencia de nosotros, no tiene grandes referentes…Santucho, como el Che y Sandino nos marcaron el camino, hoy continúan siendo ejemplo de lucha, de convicciones y de dignidad.

 

r".

MILONGA DEL FUSILADO
No me pregunten quién soy, 
ni si me habían conocido, 
los sueños que había tenido, 
crecerán aunque no estoy. 
Ya no vivo, pero voy 
en lo que andaba buscando, 
y otros que siguen peleando, 
verán nacer otras rosas, 
que en el nombre de esas cosas, 
todos me estarán nombrando. 
No me recuerden la cara, 
que fue mi cara de guerra, 
mientras hubiera en mi tierra, 
necesidad de que odiara. 
En el cielo que ya aclara, 
verán cómo era mi frente. 
Me oyó reír poca gente, 
y aunque mi risa ignorada 
la hallarán en la alborada, 
del día que se presiente. 
No me pregunten la edad, 
tengo los años de todos, 
yo elegí entre muchos modos, 
ser más viejo que mi edad. 
Y los años de verdad, 
son los tiros que he tirado, 
nazco en cada fusilado, 
y aunque el cuerpo se me muera, 
tendré la edad verdadera, 
del niño que he liberado. 
Mi tumba no anden buscando, 
porque no la encontrarán, 
mis manos son las que van 
en otras manos tirando. 
Mi voz la que va gritando, 
mi sueño el que sigue entero, 
y sepan que solo muero, 
si ustedes van aflojando. 
Porque el que murió peleando, 
vive en cada compañero.

Carlos María Gutiérrez y Guerra